No puedo con las ranas.

NO PUEDO CON LAS RANAS. “Y la mariposa que revolotea, mira a la ranita y le dice fea. Fea la ranita, qué barbaridad, quizás patizamba, pero nada más”             Era una canción que aprendió mi hijo, cuando era pequeño. Cuando aún era mi hijo. Cuando la mentira y el orgullo todavía no nos separaban.            ... Leer más →

La Diosa Selene.

LA OTRA CARA DE LA LUNA.             Durante siglos se ha especulado sobre que habría en la cara oculta de la Luna. Qué misterios encerraría. Qué extraños seres la habitarían. Cómo sería su rostro.             Aún hoy, después de que el hombre se posase sobre ella en los años sesenta, después de miles de sondas... Leer más →

Obra maestra contra la intolerancia.

«El gallo de Sócrates» Leopoldo Alas (Clarín) Critón, después de cerrar la boca y los ojos al maestro, dejó a los demás discípulos en torno del cadáver, y salió de la cárcel, dispuesto a cumplir lo más pronto posible el último encargo que Sócrates le había hecho, tal vez burla burlando, pero que él tomaba... Leer más →

INTOLERANCIA.

EL BESUGO INTOLERANTE. En verdad te digo, que no existe cosa más absurda que la religión. Cuna de toda intolerancia, castradora del conocimiento humano, una vulgar tapadera ideológica para propagar el clasismo y el dominio de los poderosos sobre las clases productivas. Mi amigo Álvaro, se iba poniendo cada vez, más rojo, más tenso. Y... Leer más →

LA NIÑA DEL PELO ROJO.

LA VERDADERA REVOLUCION. Al final de su libro Lo que está mal en el mundo, G. K. Chesterton alude a una ley promulgada en aquel periodo en el Reino Unido según la cual, para evitar las epidemias de piojos en los barrios pobres, los niños de la clase obrera deberían llevar las cabezas rapadas. Los pobres, escribe... Leer más →

El trabajo de tu vida.

EL TRABAJO DE TU VIDA. ¿Y de qué trabajo estaríamos hablando? Pues realmente, no lo sé. Mi madre siempre quiso que yo fuera cura. Durante años, en mi juventud, me repetía, que su mayor ilusión era verme celebrando misa. Decía que ser cura era una buena vida para mí. Nunca entendí muy bien si me... Leer más →

ALGO.

ALGO Desde luego que el que puso el Hospital en mitad de este bosque se quedó descansando. Seguro que era un tío estudiao, con una de esas carreras con muchos números. Un lumbreras, vamos. Pero en temas de seguridad estaba más pegao que un sello de correos.     Hoy en la garita las voy a... Leer más →

EN UN SEGUNDO.

UN SEGUNDO, LA VIDA…             Desde antes de entrar en la curva ya lo sabías. El ruido del motor te alertó, pero ya era tarde. Nunca se debe frenar en mitad de una curva, pensaste. Te aferraste al volante con todas tus fuerzas, y sentiste como el coche empezaba a volcar.             Tus sentidos se... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑