PRIMERO EL HOMBRE.

libertad2

LIBERTAD, IGUALDAD, LEGALIDAD Y GUILLOTINA.

El 14 de julio es la fiesta nacional de la República Francesa. Una fiesta que conmemora el inicio de la Revolución Francesa con la toma de la Bastilla, la prisión arbitraria situada en en centro de París y que representaba la arbitrariedad del Antiguo Régimen.

Nace pues el Estado Moderno, se crean la Asamblea Nacional, que a través de la Declaración de los Derechos Humanos y los Ciudadanos, fueron el germen de las Constituciones Modernas.

Como dice Machado corren por mis venas gotas de sangre Jacobina y cuando escucho hablar de la Revolución de Francesa, hay dos imágenes que vienen a mi cabeza. La primera es el magnífico cuadro de Delacroix “La Libertad guiando al pueblo”, la otra la del brillo fugaz del sonido metálico de la guillotina y los gritos de la muchedumbre cuando caían las cabezas de los nobles en las cestas.

Paradojas de la historia, la libertad, la igualdad y la legalidad, vinieron de la mano de la terrible guillotina.

En España solemos decir que no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos.

El nacimiento del Estado Moderno, está bañado en la sangre del uso del mecanismo mortal y su afilada cuchilla.

Hoy que no queremos que nadie sufra, los tontos moralistas quieren cambios sociales a base de besos.

Que bonito es el amor, sobre todo en primavera…

Los grandes cambios sociales se han ganado después de grandes luchas y a base de regar los campos de sangre humana. Los pueblos pequeños han rechazado la ocupación de grandes imperios a base de sangre y hasta la democracia española viene lastrada de un reguero de sangre que todavía está fresca. Hace pocos días recordábamos la muerte de Miguel Angel Blanco.

La libertad, la igualdad y la legalidad, siempre van acompañados de su siniestra cuota de hemoglobina.

No creo que los hombres estemos preparados para resolver los problemas, con flores y besos. Nuestra educación, nuestra alienación no nos encaminan a la solidaridad y conciencia, sino a la división y al sálvese el que pueda.

Solos no somos nadie, pero en cuanto nos unimos cinco o seis y nos sentimos envueltos en el tumulto, la masa revuelve en nuestras venas la sangre Jacobina, y montamos la guillotina en un santiamén.

Libertad, igualdad y legalidad. Palabras. Cuanto me gustaría que el lema del Estado Moderno fuera, Hombre, Hombre y Hombre (hombre como ser humano genérico que ya empezamos con el folclore sexista), tal vez si el hombre fuese el centro de cualquier cambio social correría menos su sangre.

Somos libres, pero libres para morirnos de frío en el banco de un parque o libres para ahogarnos huyendo de la miseria.

Iguales ante la ley, incluso iguales entre hombre, mujeres y otros seres humanos, pero unos van a la cárcel por 79 euros y otros defraudan millones y son ídolos de la sociedad.

En cuanto a la legalidad, la esclavitud fue legal, el apartheid fue legal, la segregación racial fue legal y el desahucio es legal.

Prefiero al hombre, a la humanidad.

Solo una cosa más, gracias a la libertad, la igualdad y la legalidad la guillotina estuvo funcionado en Francia hasta 1977. Si, el último ajusticiado fue un inmigrante ilegal tunecino y la pena de muerte fue abolida por Francois Mitterrand en 1981.

Primero el hombre ¿En que rincón del camino se nos quedó tirada la fraternidad?

guillotina

la-fraternidad-09-1-728

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.