UN MONSTRUO VIENE A GOBERNARME

mounstro

UN MONSTRUO VIENE A GOBERNARTE.

Hay una película en los cines “Un monstruo viene a verme” que dentro del monopolio del cine americano, está consiguiendo mantenerse en pantalla.

Creo que es una alegoría humorística de nuestra situación política actual. En esta realidad dual en que vivimos, donde las estadísticas, siempre se usan a favor del poder. Donde los medios de comunicación se pliegan a la hegemonía del capital. Donde se nos hace votar, por compasión y mero formalismo, para pasarse nuestros votos por el arco del triunfo. La realidad en una película de terror.

Un Monstruo viene a gobernarte, un corrupto, un inmoral, un mentiroso, un restañador de virgos, un gurú de los recortes sociales, un lector del Marca, y en última expresión, un traidor a sus amigos delincuentes a los que deja tirados, después de pedirles que sean fuertes. (Aguanta Luis)

España se ha convertido en una mala película de terror, en donde todos sabemos que el protagonista es un monstruo. Pero es nuestro monstruo, el que hemos creado nosotros. Con nuestra intolerancia, nuestro individualismo, con nuestra falsa progresía y nuestra doble moral.

Somos parte de ese monstruo, nosotros le dimos vida, le seguimos votando y seguimos creyendo, con ilusión malsana, que va atrasar el tiempo y volvernos a aquellos tiempos de bonanza, en donde los albañiles ganaban tres mil euros (más otros tantos en negro).

Vemos las colas de la gente en los comedores de Cáritas, la desigualdad institucionalizada, el tortazo realista que a veces nos da el Mercado, pero no somos conscientes de que nosotros somos figurantes de esta película cutre de terror, esos que son prescindibles, que mueren a lo largo del metraje.

Un monstruo viene a gobernarnos, y todos somos culpables. No señalemos a nadie. Este monstruo es nuestro, lo hemos creado nosotros y vive gracias a nuestros miedos, y sobre todo a que cada uno en su casa, encerrado en su túnel, agarrado a la irrealidad de nuestro smartphone, nos han dividido… Y cuando divides, vences.

Un monstruo viene a gobernarnos. Es nuestro monstruo, con nuestro pan nos lo comamos.

Algún día alguien verá la realidad, pero para entonces, los soñadores de la burbuja, ya estaremos muertos…

Disfrutemos del miedo… aunque algún susto nos va a dejar muertos.

Gracias y ahora vete a ver telecinco, sálvate…

Spain's People's Party leader Rajoy poses in the chamber after being elected as Spain's new Prime Minister at Parliament in Madrid

Anuncios

¿POR QUÉ NO LEES MÁS?

10709

¿POR QUÉ NO LEES, MANOLO?

Manolo es mi amigo provinciano más cercano a la masa ciudadana, al pueblo, pueblo. Es mi conciencia popular y callejera. Un pedazo de pan, de los de antes. No esos integrales hechos de cartón tan populares entre las nuevas clases modernas.

Lo otros días me vino con un grave dilema moral, había visto la película americana “Los hombres libres de Jones” y no entendía como el protagonista, un pavo amancebado con una mulata, ayudaba a los negros a inscribirse para votar. Pero lo que hizo que se le cayeran los palos del sombrajo a mi amigo, es que este adalid de la igualdad, promoviera el voto de los negros (afroamericanos) para los representantes del Partido Republicano. Y los malos, ricos terratenientes esclavistas, eran representados por el Partido Demócrata.

Se me presentaba una tarea hercúlea, como hacerle entender a mi amigo, lo ficticio de la política americana, sus engaños y sobre todo, romper ese folclore nacional de la moderna progresía española, en donde se nos ha enseñado que los Demócratas son gente que defiende a la clases populares y los Republicanos a los ricos (sobre todo de Tejas).

Como desmontar 200 años del sueño americano, como explicar a mi desolado amigo que Abraham Lincoln, decimosexto Presidente de los Estados Unidos, era Republicano.

El hombre que ganó una guerra civil, luchando para hacer ley que todos los hijos de Dios nacen iguales, era del Partido Republicano, y la mayoría de los hacendados de sur, cuando perdieron la guerra, se sumaron a la filas del Partido Demócrata, que defendía sus privilegios, y que luchaba para que los negros (afroamericanos, que no se molesten los progres), fueran ciudadanos de segunda clase.

Como explicarle a este pedazo de pan, que aquel Presidente, elegido en 1860, y que en 1863 promovió la emancipación de los esclavos, que produjo la décimo tercera enmienda de la Constitución Americana en 1865, era Republicano.

Era imposible, así que tiré por la calle de en medio, y le puse un ejemplo que entendiera. “Mira Manolo, tu sabes, como todo español, que el PP es el partido que apoya a la clases pudientes, pero en España no hay ocho millones de ricos (ojalá), pero esos son sus votantes, y el PSOE, siempre ha representado a la clases “pobres” (aunque todos los diputados de ese partido según sus declaraciones de bienes, son como mínimo, clase pudiente), es más ahora ese partido progresista va permitir el gobierno de un partido imputado en casos de corrupción flagrantes, para tapar sus propias miserias corruptas, sobre todo en Andalucía. Donde en 40 años han convertido en un erial subvencionado a ocho provincias atenazadas por el miedo al poder omnímodo de la Junta”.

Mi amigo me miró perplejo, no entendía nada. Como le explicas a una criatura, que la Democracia representativa, es una ficción formalista inventada por los poderosos para hacernos creer que todos nacemos iguales.

Me dolió tanto la mirada perdida de mi amigo, qué no quise transmitirle esa desazón que supone la libertad, es más fácil, seguir creyendo lo que dicen las televisiones públicas y privadas.

Le puse el brazo en el hombro, lo miré a los ojos y le dije: “¿Por qué no lees más, y dejas de ver tanta película americana? Te irá mejor… Y si alguna vez necesitas ver cine, busca una película de José Luis Cuerda o una película cuyo protagonista sea Paco Martínez Soria… Por lo menos entenderás que lo absurdo es a veces más coherente que la realidad.

Dios te bendiga, amigo mío…

hombres-libres-jones

LA ENFERMEDAD.

Colaboración especial de la escritora MIA.

hombre-con-dolor-de-cabeza

LA ENFERMEDAD …

Llevaba varios días con dolor de cabeza al despertar, mi hermano Raúl no le dio importancia, seguramente debía ser el cambio del tiempo me decía y debía tener razón porque pronto vendrían las lluvias. Me vestí rápido con mis vaqueros, camiseta y camisa grande a cuadros que llegaba tarde al trabajo.

Vivo con mi hermano desde que murieron mis padres hace ya unos años, él es cinco años mayor que yo y la semana que viene cumplo ya los veinte; tendré una fiesta sorpresa como todos los años y es que mi hermano hace de padre, hermano y amigo… es mi única familia.

La cafetería en la que trabajo, aunque es grande, yo me encargo de servir y hacer los pedidos mientras otro compañero está en la cocina. El dueño aparece al mediodía y se queda hasta el cierre después de comer. Me gusta. Me siento cómodo, la clientela me conoce y el jefe, siempre, al final de la semana me da una gratificación por el buen trabajo, si un día no puedo ir a trabajar lo aviso y no me pone pegas.

Otra vez el maldito dolor de cabeza, si sigue así mañana me escapo y a primera hora voy al médico que me mande algo porque las pastillas de dolor de cabeza no me hacen nada.

-Lucas, que sorpresa, no sabíamos que trabajabas aquí- dos chicas rubias con una sonrisa encantadora, que no me sonaban de nada, sabían mi nombre y me dieron un par de besos cada una- te queda bien el pelo suelto, hemos entrado a tomar un café y que suerte de verte. Cuando quieras volvemos a repetir la marcha del otro día… Un café a cada una nos vendrá bien, gracias.

Las he saludado como si las conociera pero estoy casi seguro que me están confundiendo con otro. Han seguido con risas y mirándome de reojo. Y otro par de besos al irse.

El día ha sido como el lunes que se esperaba, ejecutivos a primera hora para el café, a media mañana las amas de casa que han terminado su gimnasio y vienen de tertulia ante un zumo, hablan de los hijos y familia, se desahogan como buena terapia que es y se marchan felices. Ya al almuerzo vienen trabajadores que nos le da tiempo a ir a sus casas y prefieren nuestro menú, casi siempre son los mismos y puedo llamarles por sus nombres y preguntarles por la jornada laboral. Algunas veces me cuentan alguna anécdota de clientes; la verdad es que la realidad supera la ficción, no me aburro nada y siempre acabamos echando unas risas.

A la hora del cierre veo al jefe muy callado, debe haberle pasado algo, espero por si quiere contarlo, entre nosotros ya existe confianza

-Lucas, ya hace dos años que trabajas aquí y eres de mi plena confianza y sé que eres buen muchacho; sé que estás en la edad de disfrutar pero…

-¿Pasa algo? ¿Se me ha olvidado algo o he hecho algo sin querer mal?

– Verás, varios clientes me han comentado que te han visto de noche hasta altas horas de madrugada de juerga, con chicas… y bebido. Yo les he contestado que si te han visto es que ellos estaban allí, pero claro, al decirlo varios distintos y en distintos días es que parece ser que no te pierdes ni una…

-¿Yo?, pero… si solo salgo los fines de semana. Pregúntale a mi hermano, yo entre semana no salgo, tu sabes que me gusta el deporte y lo hago por la tarde , luego a casa. Y los fines de semana salgo con los amigos, eso sí.

-Sí, si lo sé, … pero como últimamente estás cansado, agotado y con dolor de cabeza, he pensado…

-Sí, sí que es verdad que no me encuentro bien, pues mañana voy al médico. Vendré más tarde, ¿Vale?

Al llegar a casa no le dije nada a mi hermano para no preocuparlo ya que parecía muy pensativo últimamente. Y me fui pronto a la cama.

La cabeza me iba a estallar, me levanté temprano y al mirar al espejo no me reconocí, algo me pasaba, me encontraba muy mal y seguro que estaba enfermo. Dejé una nota a Raúl que me iba al médico y que luego le llamaría. No quería despertarlo.

Esperé en Urgencias un buen rato; me hicieron varias pruebas y volví a esperar resultados, no quería pensar pero la verdad que el miedo empezó a instalarse, me cuidaba, comida natural, deporte, salía poco por las noches…

El doctor apareció con cara preocupada y me hizo entrar en su despacho, llevaba informes en la mano y estuvo un rato en silencio pensando

– Doctor, por favor , ¿qué pasa?

-No lo entiendo. Tu estuviste en este hospital hace unos meses a vida o muerte por un accidente. Te dábamos por muerto y milagrosamente en dos días te recuperaste gracias a tener un cuerpo joven y saludable y ahora… ¿La analítica me dice que das positivo en casi todas las drogas y en alcohol? ¿Eras una persona sana, vuelves a vivir y decides arruinar tu salud?…

-¿Cómo dice? ¿Yo en el hospital por accidente? ¿Yo, tomo drogas? ¿Yo, alcohol?… ¿Está seguro? ¿Yo?… no puede ser- vértigos, incredulidad y mareo me hicieron tambalearme y me tumbaron en una camilla donde cerré los ojos y no sé el tiempo que pasó.

Abrí los ojos y estaba a mi lado mi hermano con lágrimas en los ojos, me abrazó y me susurró que me tenía que contar una historia:

-Era nuestro primer día de vacaciones y teníamos montado todo en el coche para irnos a escalar dos semanas; yo iba conduciendo y tú me ibas contando la anécdotas del trabajo, siempre has sido muy gracioso e íbamos riendo. No iba rápido, pero de pronto, de la nada, apareció un kamikaze en sentido contrario y con reflejos lo pude esquivar, nos salimos de la calzada y dimos tres vueltas de campana hasta que un árbol nos paró. Con la mala fortuna que tú te golpeaste la cabeza y lo supe en ese mismo momento. Me volví loco, eras lo único que me quedaba , te quería más que a mi propia vida. Grité, imploré, invoqué al Diablo para que me llevara a mí en vez de a ti… y se que me escuchó; no lo creí, pero se que me escuchó, pero no como yo quería:

Durante el día tu cuerpo te pertenecería pero las noches eran para él.

Dos días después salías del hospital como nuevo y sin recordar el accidente y pensé es una oportunidad, incluso en tu trabajo no llegaron a enterarse… lo mismo podías vivir sin enterarte de lo que pasara por las noches…

Hubo un silencio en el que llorar nos hacía cómplices del momento y apareció la gran pregunta :

-“Entonces, ¿Quién soy yo ahora?”

 

MIA. Octubre de 2.016.-

diablo_espejo

 

HISTORIAS PROVINCIANAS

Iniciamos una serie de “Historias Provincianas”, paridas de la vida misma, del figo milagroso.

arton1172

La historia del ‘Coño de la Bernarda’

 

Cuentan las crónicas que la tal Bernarda nació a mediados del siglo XVI en Artefa, pequeño pueblo de las Alpujarras granadinas. Tenía fama de santera y recorría la comarca con sus tablillas de oraciones con una mezcla de versículos coránicos y cristianos para contentar a los dos bandos religiosos que poblaban el Ándalus.

La mujer, igual enderezaba una pata torcida de un cordero o curaba una dolencia en la espalda, que dirigía los rezos en la ermita en ausencia del cura, por lo que era muy querida entre la vecindad.

Una noche se acostó especialmente apesadumbrada por haber dedicado su vida a los demás, no haberse casado y no haber tenido hijos, pues, según ella, no es buena la mujer de cuyo figo non salen fillos”.

En ese momento apareciósele la figura de San Isidro que, metiéndole la mano en la raja, gustóse tanto la santa mujer que entendió por fin el significado de la expresión ‘tener mano de santo’. A punto casi de morir por el arrobamiento experimentado, creyó ella oír del santo labriego la expresión ‘San Isidro labrador, quita lo seco y devuelve el verdor’.

La mujer contó su sueño al Conde de Artefa en una de sus visitas, y desde entonces las cosechas de Artefa se sucedieron sin parar y desapareció la hambruna que asolaba la comarca. El Conde, hombre religioso y devoto donde los hubiera, le contó al cura del lugar, Don Higinio Torregrosa, las consecuencias del sueño de la Bernarda.

En la homilía del domingo siguiente, Don Higinio cantó desde el púlpito las alabanzas de Dios que “tantos bienes e menesteres plugóle mandar sobre esta sancta terra nuestra, por mediación de la muy noble e sancta muller de Bernarda, o más bien, por medio del figo della, o sea, del coño suyo benedito”.

Sin embargo, había un artefaño, conocido como ‘Manolico el tontico’ que se pasó todo el día gritando a voz pelada “que non se creyera lo de la sancta Bernarda, que ninguna muller es sancta por donde mea”. La mujer mandólo traer a su presencia y allí, en la intimidad de la ermita díjole: “Mete tu mano en el coño bendito, a ver si miento, en lo que siento, y sea tu escarmiento”. Hízolo así, y desde entonces Manolico se transformó en el más célebre predicador del figo benedito de su paisana por toda la Alpujarra.

Desde entonces, las crónicas dicen que “todos los homnes, e mulleres, de los derredores, allegábanse a casa la Bernarda a tocar su coño benedito, y por doquiera la abundançia manaba. Las mulleres daban fillos sietemesinos fuertes como cabritillos, y las guarras parían cochinillos a porrillo, las cosechas se multiplicaban y hasta las gallinas empollaban ovos de sete yemas…”.

Tras la muerte de la buena mujer, la comarca sufrió multitud de catástrofes. Terremotos, abortos en el ganado y las mujeres, cosechas baldías… Sin embargo cuenta la leyenda que un buen día una muller del pueblo que ploraba lagrimas de seus ollos al sepolcro della, vióse sorprendida por unas luminarias que ascendían del sepolcro.

Asustada, corrió a contarlo al cura, que ordenó desenterraran el cuerpo de la mujer, “hallando que la Bernarda polvo era, como es la suerte de nuestros padres, salvo su figo incorrupto, rojo y húmedo qual breva”.El párroco ordenó el traslado del despojo santo a la parroquia, donde enseguida lo colocaron en un relicario, llamado desde entonces el ‘Coño de la Bernarda’, que procuraba grandes bienes a quienes lo tocaran con fervor.

El cura solicitó la canonización de la Bernarda, pero las altas jerarquías le contestaron en una carta conserias advertencias. “Dicen los senyores teólogos e dominicos desta Ecclesia de Granada que nunca oyóse en toda la christiandad, que el Senyor Papa gobierna, y Christo benedice, que nada bueno saliera del coño de una muller, anoser el Senyor mesmo IesuChristo, de su Sancta Madre, con todo Virgen, e que por eso la devoçión popular del coño de la Bernarda era cosa perniçiosa que devía ser desterrada, so pena de mandar la Inquisición a façer las pesquisas oportunas”, se lee en la carta.

Según las crónicas, el párroco seguía confiando en la mujer y “una noche del 9 de Abril, del año de Nuestro Senyor IesuChristo de 1.609, alumbrado solo por dos candelas, y con el notario por único testigo dello, colocó el sancto reliquario del coño de la Bernarda tras un emparedado debaixo de la ventana de la Sacrestía, donde permaneciera hasta que la Ecclesia mudara su razonamiento sobre este singular suceso, y asi la buena Bernarda trajera de nuevo la benedición sobre el pueblo della”.

A pesar de estas hazañas, calificar algo como el ‘Coño de la Bernarda’ es tildarle de desordenado, cochambroso y en el que todo el mundo puede entrar y salir a su aire, entre otras acepciones, desprestigiando así las maravillas que encerraba el figo de aquella santera de las Alpujarras.

Tradición Popular Provinciana.

cono-de-la-bernarda

HABLAR CON DIOS…

hombre_conduciendo

HABLAR CON DIOS UN DÍA…

– Te dije que teníamos que haber salido antes… pero contigo no se puede… ¡Y despierta ya, cojones!… que duermes más que una marmota.

El coche avanzaba quemando kilómetros a través del parque natural de Despeñaperros.

– Que pesado eres, tío… claro, como tu no tienes vida social, lo demás que se jodan…

– No es eso, pero no son horas de salir para Madrid, a las tres de la tarde… Entre las paradas y los radares, vamos a llegar de noche…

– ¡Ya ves! Como si hubiese toque de queda. ¿Es que cierran las carreteras de noche? Mira que eres agonía…

– Simplemente no me gusta llegar a Madrid de noche, ya es difícil entrar de día, imagínate de noche… te pasas una salida de la M-30 y acabas en La Coruña…

– Ya está el llorica… eres un llorón de mierda… si hay que dar diez vueltas, pues se dan… hasta mañana por la mañana que empiece el curso, no tenemos nada que hacer… y el hotel lo paga la empresa.

– Es que no te entiendo… habíamos quedado a las diez de la mañana… ¿Qué puñetas te pasa?… ¿Tan difícil es salir de la cama?

– Para ti no, monja alférez, pero cuando has terminado la noche con una rubia con un culo como el aeropuerto de Castellón, grande y despejado, casi sin usar… tío, no me digas que te vas a levantar a las diez…

– Ya tienes casi cincuenta años, ¿Cuándo vas a crecer?

– Para parecerme a ti, un viejo rodeado de libros, con un gato… ¡Nunca!

– Y tu crees que tu vida es mejor, intentando llevarte a la cama a una niña distinta cada noche…

– De niña nada, mamón, que tenía treinta y tantos, aunque sus tetas eran como de veintiuno…

– Me das pena, chaval… culos y tetas… esa es tu vida…

– Sor Citroën, la tuya es mejor, escribiendo relatos con seudónimos y limpiando mierda de gato del arenero… ¡Vete a cagar, hombre!

– De verdad, que cada día estás peor, pensaba que el cambio de ciudad, y de trabajo, tu divorcio te servirían para ser mejor, pero veo… que no cambias… siempre vas a ser el mismo cabrón.

– Habló San Francisco de Asís… que tu hayas aprovechado tu divorcio para reinventarte no te hace mejor… eres un fantasma anormal, un espectro… quieres recuperar el tiempo perdido… escribir, pintar, como si tuvieses veinte años… pero con el celibato como norma…

– ¡Calla, estúpido! Tu no sabes nada de mi vida… no soy un cura… pero no quiero nada con el sexo femenino… un niño que se quema, siempre tendrá miedo al fuego, y a mí me abrasó el fuego del infierno…

– Ya está el llorón, ¿Te has tomado la pastilla contra la depresión? ¿Has solicitado en beneplácito de tu director espiritual? ¿Le pediste consejo a tu psicólogo de guardia?… menudo pollafloja estás hecho… La verdad, a veces entiendo a tu ex, eres carne de dominatriz… menudo atajo de traumas y complejos tienes en esa mollera tuya… Sabes lo que te digo, todas esas tonterías se te quitarían con un buen polvo…

– ¡Hombre, apareció el fantasma de Castilla del Pino! Buen psiquiatra, que a todos sus pacientes les recomendaba que se fueran de putas… hasta tenía una lista de los mejores burdeles de Andalucía… para recomendarlos a sus pacientes depresivos…

– Un tío con dos cojones, intelectual comprometido… buen comunista…

– Si, que acabó en el pesebre del PSOE, aceptando medallas de la Junta de Andalucía… eres igualito…

– ¡Cabrón!, yo no milito en el PSOE desde hace años…

– No tu como todo buen progre, eras de la Liga Comunista Revolucionaria, luego del Partido Socialista… Y ahora… de los Círculos de Podemos…

– Es que en Podemos hay mucha carne fresca, y casi todas las tías no llevan sujetador…

– Buen argumento político…

– ¡Vete a la mierda, mamón! Tu has decidido cortarte la coleta y la polla… pues tu mismo… pero deja a los demás en paz… demagogo de mierda…

– No es una decisión, es la vida. A veces, tienes que mirar a tu alrededor, y si lo que ves no te gusta, tienes que abandonarlo todo y salir corriendo… buscarte… reencontrarte… volver a sentirte tu…

– Y dejárselo todo a la guarra de tu exmujer, que seguro se la está chupando a otro en la cama extragrande que tu le compraste… ¡Huevón!

– Algún día entenderás que nacemos desnudos y morimos desnudos, todo lo material que atesores, no te va a servir de nada…

– Eres un franciscano cabrón… sin remedio… yo no se como gasto saliva en hablar contigo…

– Por lo menos así, no me quedo dormido conduciendo… anda capullo estate atento que empieza el nudo de Manoteras…

– Nudo el que te hacía yo en el cuello, cabrón…

El coche tomó la salida de Avenida de Andalucía, llegaron a la Estación Sur y subieron hasta Atocha, en la rotonda del Ministerio de Agricultura, tomaron el Paseo del Prado. Cinco semáforos, el Paseo de Recoletos, y por fin llegaron al Hotel Cuzco. Era noche cerrada.

– Ahora callate un poco, mientras recojo las llaves en Recepción…

– Habrás pedido dos habitaciones separadas, bastante he tenido con el viaje… no te aguanto ni un segundo más…

– Calla, la reserva la ha hecho la empresa… No seas capullo…

El joven uniformado lo miraba extrañado, detrás de mostrador de mármol beige.

– ¿Decía el Señor?…

– No, nada… Buenas noches, tengo una reserva a nombre de Emilio Castro… del Caixabank…

– Ah, del grupo del Curso de mañana… si aquí está… Es una habitación individual… ¿Ha venido solo, verdad?…

– Si, perdone… es una vieja costumbre… me gusta hablar solo… como dijo el Poeta… “El hombre que habla solo, espera hablar con Dios un día…”

El joven recepcionista lo miró de arriba a bajo. Esos tipos de los bancos… estaban todos colgados… le entregó la tarjeta llave y le indicó el camino de los ascensores…

El tipo extraño cogió su maleta de ruedas, y se fue hablando solo en la dirección indicada.

– ¿Quién era ese, Fermín? ¿Supongo que era el que nos faltaba del grupo del Banco? ¿Le habrás dado una habitación de la planta baja? Estos grupos no nos dejan nada…

– Si, era el que nos faltaba… Un tío raro de cojones… venía hablando solo todo el camino… Como una Cabra, Jefe… para encerrarlo…

– Pues estos son los que dirigen los Bancos, así nos va, panda de ladrones…

183569285-eden-au-lac-recepcion-del-hotel-lobby-del-hotel-check-in