UN CIUDADANO EJEMPLAR.

cervantes_4

UN CIUDADANO EJEMPLAR.

 

A veces la vida nos obliga a convertirnos en ciudadanos ejemplares, políticamente correctos, amantísimos hermanos y prudentes cuñados.

Pero, ¿es posible esto para un escritor…?

Tengo mis dudas… Mire donde mire, siempre encuentro a un escritor pendenciero, transgresor de la verticalidad social y muchas veces encarcelado o censurado, hasta asesinado, por escribir unas letras que puedan hacer daño a algún gigante travestido en molino.

Y me viene bien el toque cervantino, puesto que la figura más grande de la literatura en lengua española y de consideración universal, salvo en la pérfida Albión (Envidia cochina).  Fue de todo, en su larga y azarosa vida, menos ciudadano ejemplar.

De niño, vio como embargaban los bienes de su padre y como éste estuvo preso varios meses por deudas. Ya de joven, atraído por la farándula y la comedia, es acusado de herir en duelo a un tal Antonio Sigura, maestro de obras, por lo que tiene que coger las de Villadiego, y refugiarse en Italia, bajo la inapropiada sotana del Cardenal Giulio Acquaviva, al que pronto abandona para hacerse soldado del Tercio Miguel Moncada, formando parte de la armada cristiana dirigida por el bastardo Juan de Austria, para luchar contra el Turco… De ahí viene lo del Manco de Lepanto… Esa mentira tan elaborada, como propia de la idiosincrasia española… No perdió el brazo, simplemente perdió algo de movilidad en la mano izquierda… Pero en este país, durante años, “amamos tanto a los mutilados de guerra…”

Pero a lo que vamos, que Don Miguel era un culillo de mal asiento, y por su gusto a la aventura acabó cautivo en Argel, con precio a su cabeza, tuvo que pagar 500 escudos de la época para quedar en libertad (no sabemos de dónde sacó los cuartos, estando en cautiverio, pero tampoco vamos a ser más que el fiscal anticorrupción), lo importante es que volvió a la madre patria, para volver a tener que huir por deudas, refugiándose en la casa de al lado, la vecina Portugal, póbretico… Este hombre fue un caso perdido desde la infancia, rodeado por los embargos y las deudas…

Supongo que para olvidarse de las deudas, como todos, empezó a escribir, aunque en los primeros años, no tuvo demasiada repercusión (La editorial Planeta y Antena 3, todavía no controlaban todo el asunto…)

Así que se tuvo que venir a Andalucía a convertirse en cobrador de impuestos… Otro caso perdido… Recaudar impuestos en Andalucía es como cobrar los muertos, aparece el de Santa Lucía por el principio de la calle y se cierran todas las puertas y se apagan las teles…”Qué viene el de los muertos…”

Como es normal en estos casos, acabó en la cárcel por apropiación de dinero público (ya empezamos…) e irregularidades contables… (Contabilidad creativa que se llama ahora…)

Allí en la cárcel engendró Don Quijote de la Mancha, obra por la que es reconocido mundialmente.

¡Eureka!, como dijo Arquímedes, al notar que el agua estaba fría y se le encogían los huevos.

Queda demostrado que para ser escritor no puedes ser un ciudadano ejemplar, un buen esposo, un buen hijo, ni un buen cuñado… A lo más, un mentiroso redomado, o un disociado psicológico… En todos los casos, un asocial…

“Dios que buen vassallo, si oviesse buen señor”

cervantes_5

Anuncios

DELINCUENTES COMUNES.

COLABORACIÓN ESPECIAL DE LA ESCRITORA MIA.

detenidoamenazasOK--647x231

DELINCUENTES COMUNES

“Usted está aquí como testigo de una tentativa de robo. ¿Jura o promete decir toda la verdad a todas las preguntas realizadas en esta sala?”. “Lo prometo”. “ Tiene la palabra el fiscal del Estado”. “Usted se encontraba realizando la labor de cajera en su Entidad el día 10 de diciembre de 2012, cuando a las 11.00, se presentó un individuó a atracar ¿No es verdad?”. “No puedo asegurar la hora, no me acuerdo, esto fue hace cinco años”. “Bien, relate los hechos ocurridos de ese día”:

—Era día de pago de la prestación de desempleo, el subsidio. No quiero ni decir cómo estaba la oficina, no cabía ni un alfiler, la gente se asomaba y se daba media vuelta. Llegaba uno tras otro con las mismas preguntas” Mire si me ha venido “el suicidio” y me deja para que me “desquiten” el agua y la luz, lo demás me lo da”

—Por favor, no detalle y vaya al tema.

—Le tocó el turno a un hombre con el mismo aspecto que los demás, que llevaba una sudadera con bolsillos, las manos dentro de ellos y con una voz muy baja ,casi susurrando me dijo. “No te pongas nerviosa, no digas nada, pon todo el dinero que tengas en un sobre y dámelo, hazlo rápido”. Yo llevaba ya el día bonito, con tantas peticiones diversas de los clientes y al principió pensé que era otra más… Pero al levantar la vista y mirar su gesto serio, contraído… Me quedó claro. Me retiré del mostrador , empujando la silla móvil hacia atrás y dije en voz en alta que me repitiera lo que me había dicho para que me quedara claro. Mi objetivo era alertar a mis compañeros de las mesas. Pero estos ni enterarse, había mucho ruido de fondo y mucha gente en cola, tanto para las mesas como para caja. Viendo que nadie me hacía caso opte por coger el teléfono, pero un manotazo me hizo soltarlo y fue cuando me indicó que si no hacía lo que me ordenaba, y deprisa, me iba a arrepentir, que mirara lo que tenía, miré. Una de las manos de los bolsillos agarraba un objeto con el que me apuntaba, solo se veía el bulto dirigido a mí. Yo me puse nerviosa pero quería encontrar una salida a la situación. Miré a la cola y vi a un conocido que sabía que era un guarda de seguridad privada, le miré con angustia y con cara de pedir socorro, y sí, lo pilló a la primera y también pillo la puerta y desapareció. Opté por despistar hablando. “Pues si me deja el DNI no tengo ningún problema en darle el dinero”. “¿Qué te tengo que dar el DNI para llevarme el dinero? ¿Tu eres tonta? No quiero hacerte daño, haz lo que te digo y deprisa”. “Pues, ¿no sé si tengo un sobre grande? Porque el pedido de material no ha venido aún y no sé si me quedan”.

—Luisa, ¿Se puede saber que pasa que no avanza la cola?—Mi querida interventora, una pija tonta que en su vida ha hecho nada, pero se pavonea como si fuera la mujer más divina de la muerte, pero muy lista no es, ¿todavía no sé cómo llegó a tal puesto? A pesar que no nos llevábamos bien y, que en el pasado habíamos tenido nuestros más y nuestros menos, quise avisarla y protegerla, al fin al cabo era compañera y persona. “Este señor que quiere llevarse todo el dinero en un sobre”. “Pues dáselo, que ya vendrá el pedido pronto si nos quedamos sin sobres”. “No lo entiendes, lo que quiero decir…” “No te ha dicho la jefa que me des todo el dinero, pues me lo das”. Ésta se levantó que estaba en la otra punta de la oficina. “¿Pero se puede saber qué pasa? Es que no sabes hacer nada a derecho. Voy”. “¡NO! No vengas. En serio no vengas”. ”¿Tú me vas a decir lo que tengo que hacer? Soy tu jefa y tú tienes que obedecerme”. “Y yo te digo que me hagas caso, que si lo digo es por algo”. La cabeza del presunto delincuente parecía que estaba viendo un partido de tenis, ora un lado, ora otro lado. Estaba perdiendo protagonismo y lo peor es que nadie estaba por su petición. Mis compañeros ya estaban observando pero lo que ellos estaban observando era el encuentro frontal entre la jefa y yo. Esta se levantó y con sus tacones de infarto, su porte altivo y su traje bien ceñido que destacaba sus curvas y su tipo cuidado se dirigió hacia nosotros poniéndose a la altura del asaltante. Indicándole, “¿Qué necesitaba? Que ella se encargaría de satisfacer su petición”… Mirándome de reojo con una mirada de “luego hablaremos”. El susodicho hizo su petición. “Todo el dinero que tengáis en un gran sobre o en su defecto en una bolsa o en lo que sea..”

—.¿Ves? ¿Ves, cómo yo tenía razón?¿Ahora qué, lista? Gran jefaza.

—¿No aprenderás nunca a callar? ¿A obedecer? Esta situación es por tu culpa, porque tu deber es obedecerme y te abriré un expediente por indisciplina pero… ¿Qué te has creído? Vas a saber quién soy yo que me tienes harta desde hace mucho.

—¿Que me vas a abrir tú un expediente? ¿Tú? ¿Y tú quién eres? Un interventor no tiene esa potestad y que sepas que yo siempre obedezco y obedeceré, siempre que sea bajo las normas de la entidad.

_ ¡SILENCIO! ESTO ES UN ATRACO!. Tengo el mono y se me terminó la paciencia—sacó la pistola y en un segundo la cola de gente desapareció, ya no estaban. Desesperados por cobrar… Y el pobre, pequeño que era él, con la cara roja, encendida no apuntaba a nadie, solo llevaba la pistola orientada hacia arriba y en eso, el compañero de mesa cercano, se levantó

—Aquí no es sitio de gritar. Aquí se viene educádamente a hablar, esto no es el mercado…

—Lorenzo no te toca a ti decir eso. Yo soy la interventora y la directora en funciones, cuando falta el director, cómo es en este caso. Y seré yo la que diga lo que se dice, lo que se hace y demás… Faltaría más.

—Yo estoy con Lorenzo, y no le vas a hacer callar ni a él ni a mí. Esto ya supera los límites, y esto va al jefe de zona. No puede ser que en un momento crucial como este primen más tus ansias de poder y mando, que el buen desarrollo del problema.

—Vamos a dialogar y no ponernos nerviosos, esta situación se debe llevar con templanza y un saber estar, no vamos a hacer de verduleros y marujas, dando una imagen… Por Dios—Lorenzo dijo esto ajustándose las gafas hacia arriba y pasándose una mano por la calva.

—Si esto va a ser una sublevación a mi poder, quedáis advertidos qué vuestros puestos, desde este mismo momento, quedan en tela de juicio.

—¡BASTA! No puedo más, no puedo más. Me tenéis harto, no quiero haceros daño, me voy porque no quiero matar a nadie, qué sería la única forma de hacerme oír aquí.

Y se fue.

Hubo un silencio en el que se miraron el fiscal, la juez y el abogado.

—¿Eso es todo? ¿Ha terminado?

—Si señoría.

—Puede retirarse, o quedarse entre el público a ver el desarrollo del juicio.

—No gracias, me retiro, adiós.

“¿Ahora qué lo pienso? En este asunto… ¿Quién era el delincuente…?”

MIA. Abril de 2.017

2016030710163462193

MALDITO BESO.

estacion2

TODO EMPIEZA, Y ACABA, CON UN BESO.

Cuenta el evangelio según san Lucas, que llegada la festividad de la pascua, el nazareno, quiso cenar con sus discípulos para despedirse de ellos.

Cuando llegó la hora, se sentó a la mesa, y con El los apóstoles, y les dijo: Intensamente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que nunca más volveré a comerla hasta que se cumpla en el reino de Dios. Y habiendo tomado una copa, después de haber dado gracias, dijo: Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que de ahora en adelante no beberé del fruto de la vid, hasta que venga el reino de Dios. Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De la misma manera tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros. Mas he aquí, la mano del que me entrega está conmigo en la mesa. Porque en verdad, el Hijo del Hombre va según se ha determinado, pero ¡ay de aquel hombre por quien El es entregado! Entonces ellos comenzaron a discutir entre sí quién de ellos sería el que iba a hacer esto.

Esa misma noche, en el monte de Getsemaní ( o de los olivos):

Mientras todavía estaba El hablando, he aquí, llegó una multitud, y el que se llamaba Judas, uno de los doce, iba delante de ellos, y se acercó a Jesús para besarle. Pero Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre? Y cuando los que rodeaban a Jesús vieron lo que iba a suceder, dijeron: Señor, ¿heriremos a espada? Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Respondiendo Jesús, dijo: ¡Deteneos! Basta de esto. Y tocando la oreja al siervo, lo sanó. Entonces Jesús dijo a los principales sacerdotes, a los oficiales del templo y a los ancianos que habían venido contra El: ¿Habéis salido con espadas y garrotes como contra un ladrón? Cuando estaba con vosotros cada día en el templo, no me echasteis mano; pero esta hora y el poder de las tinieblas son vuestros.

Hoy sabemos, que el tal Lucas no llegó a conocer al nazareno y que su evangelio es una historia contada en arameo para alivio de algunos judíos que temían haber matado al mesías del antiguo testamento.

Relatos, de relatos con más de setenta años de antigüedad de los hechos contados.

Sobre todo este cuento, tan relatado en Semana Santa, prioriza dos hechos fundamentales. La muerte del nazareno estaba trazada por un Dios implacable, y que uno de sus discípulos lo traiciona con un beso.

Ese Dios implacable que convierte a su hijo en cordero sacrificado en la pascua, como ejemplo para los judíos, es un viejo idiota egoísta, que prefiere ver sufrir a un hombre, que es su hijo, antes que salvarlo. Pero además, nos enseña su eterno odio a la humanidad, convirtiendo el beso (no hay gesto más humano) en un signo maldito, que marca a los traidores.

Yo estoy con Machado:

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

Viernes de Dolores, viernes de traidores.

Puede que aquel nazareno que anduvo en la mar, que curó a leprosos, que levantó a los muertos y que dio de comer pan y peces a la multitud hambrienta, que andaba con rameras, con recaudadores de impuestos y que sacó a latigazos a los mercaderes del templo, fuera crucificado. Tal vez lo mereciera.

En España, al menos, por menos de eso, la Audiencia Nacional ya lo habría acusado.

Aquel hombre de Galilea, aquel filósofo de la relatividad, del amor, de la humanidad, no fue entendido en su tiempo.

No lo entendía ni su puñetero padre, al que sangrando en la cruz, gritó: “Padre mío, ¿por qué me has abandonado?”

Ese viejo puñetero, egoísta, misógino y onanista. El que no juega a los dados, el infinito… No nos comprende.

Por eso hay tantos besamanos y tantos besa pies… Llega la Pascua, es tiempo de traidores… Mira bien a tu alrededor, alguien que está sentado a tu mesa te venderá… Y todo será con un beso…

El que esté libre de culpa, que tire el primer beso… Por favor, que sea sin lengua…

-1426707133