NAZARÍ, PERO NO TONTO…

alcazaba-de-almeria1

NAZARÍ, PERO NO TONTO…

He pasado mi vida creando castillos y fortalezas para que los disfruten otros.

He sido soldado de fortuna de cristianos, judíos y agarenos… Defendiendo con la navaja y la daga de la ley, a viejos señorones apoltronados que amontonaban riquezas mientras comían latas de sardinas…

Mis desventuradas reyertas se han circunscrito a la antigua provincia de Elvira, lo que después fue Reino Nazarí, y una vez conquistado por los bárbaros comandados por sus católicas majestades, comenzó su declive como Reino de Granada.

He residido en Granada, Málaga y hoy, ya jubilado, paso mis tristes días en las tierras de Almería, que dieron cobijo a los huesos de mi bisabuela, que tras sobrevivir a la masacre de la desbandá del año 1.937, murió en los últimos bombardeos de los nazis, sin que sepamos en donde está enterrada…

Llevo en mi sangre ríos de guerras civiles, desde las de las Alpujarras a las más recientes… Todavía hoy, recuerdo mi vida como experto en legislación fiscal, como una actualización de las viejas luchas de los monfís beligerantes y temidos de estas tierras…

Nací y moriré nazarí… Orgulloso de mi tierra y de mi historia, pero no tonto…

No me hacen falta falsos procesos para reinventar una historia que está presente en cada piedra de mi vida… Hoy vivo a las faldas de la vieja Alcazaba de Almería, con sueños intrincados entre la sangre del rojo Alhamar (el primer nazarí) y la triste historia de el Zagal, último Rey de Almería…

Desde mi ventana, en días claros se intuyen los montes del Atlas africano, como copia y reflejo de mi querida Sierra Nevada…

No necesito urnas, ni fantoches políticos para conocer mi historia…

No me engañan las banderas, ni las religiones, ni los curas con sotanas de distintos colores…

Lo único que me hace Español es el documento nacional de identidad… Una formalidad leguleya tan falsa como la historia de nuestra península, donde cualquiera se atribuye una nacionalidad basada en hechos diferenciales inventados y manipulados…

Me siento más cercano a los magrebies que mueren en el mar de alborán intentando llegar a nuestra costas, que a los energúmenos del norte que se han pasado la vida midiendo las cabezas de sus vecinos e inventando un ADN autóctono…

Algún día tendremos que sentarnos y ver lo mucho que tenemos en común con nuestros vecinos del viejo Mare Nostrum, y lo mucho que nos separa de los alanós y suevos germanos, que nunca llegaron a entender nuestra idiosincrasia tolerante y abierta… Hija de mil culturas y pariente de miles de dioses menores…

Me aterroriza la palabra NACIÓN… Y me río amargamente de la Nación de naciones…

Soy un viejo nazarí, pero no soy tonto… Cuando veo tremolar un pendón, desentierro mi vieja daga y me la cuelgo al cinto… Si quieres ser mi Señor, antes tendrás que vencerme… Los trapos de colores no me valen… Ya hace tiempo que sé que los católicos nunca cumplen con sus Capitulaciones, y que cuando hablan del Imperio de la Ley, les sale el hábito de la Santa Inquisición…

Si hace siglos que todos prometimos cumplir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuándo hasta el último de sus artículos se cumpla, entonces, nos sentaremos a hablar… Mientras no sois más que señores feudales con flamantes estandartes vistosos que solo sirven para tapar las viciadas ansias de conquista de trasnochados imperialistas…

Primero hombre, luego nazarí, pero no tonto…

ikurrina-Diada-independentista-septiembre_ECDIMA20160916_0002_21

mas y su bandera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: