LA INSOPORTABLE LEVEDAD…

new age

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE NUESTRA CULTURA MODERNA.

En 1984 (año de presagios Orwellianos), el autor checo Milan Kundera publicó una plúmbea novela filosófica que escondía en sus páginas, entre agrios y despiadados apuntes psicológicos, una sociedad moderna alienada, embobada en una duda existencial torva y siniestra, que se hunde en los mitos de la inutilidad de la existencia y la necesidad del eterno retorno de Nietzsche. (Cuánto daño han hecho a nuestra historia los bigotes nihilistas del teutón sifilítico).

Nuestra cultura moderna arranca de ese desnorte moral que produjo la caída del muro de Berlín, y el triunfo avasallador del sistema capitalista. Creando un culto a la “Democracia occidental”, el mundo libre, que esconde el gobierno de unos grupos oligárquicos elitistas, bajo el mandato turbio de una sociedad alienada por el consumismo y el elogio de la mentira…

Hemos dejado de estudiar a nuestros clásicos, a los maestros presocráticos, para dejarnos atrapar en la humedad de la cueva de Platón, en donde a la imperfecta democracia, solo la puede salvar la tiranía…

Esa renuncia a nuestros orígenes nos lleva de la mano (de la elite gobernante) hacia la Nueva Era o New age, (cultura del bazar chino) en la se nos adoctrina en que ha empezado una época de paz, bienestar y armonía mundial, quedando atrás la era de Piscis que habría supuesto 2000 años de conflictos y guerras. Promueve una mezcla inconsistente y heterogénea de distintos cultos, corrientes filosóficas, doctrinas, ideologías, terapias, etc. Entre dichas creencias y prácticas están el orientalismo, el esoterismo, la medicina alternativa, el ocultismo, el relativismo, el sincretismo religioso, etc.

Total, que nos gusta más una mentira que a un tonto un lápiz con punta…

Que somos seres de luz (con contadores inteligentes), primos hermanos de la wifi, e hijos putativos de la globalización… Individualistas y egoístas por naturaleza (Yoistas), que no podemos arreglar nada como grupo, si antes no tienes bien equilibrados los siete chakras, y cuidadito con implicarte en nada, que se te jode el karma…

Nos han dividido y han vencido… Hoy, ya nadie se fía de nadie, y asumimos que cada vez que aparece alguien con un discurso que no concuerda con la brújula del sistema de valores moderno, es que va buscando algo malo, algún retroceso…

Somos la sociedad cultural que no da un paso atrás, ni para coger impulso… Todos bajo la bandera del mundo libre, como una imposición imperialista de los valores occidentales (imperialismo estadounidense).

Pisoteando nuestros orígenes y nuestro sentido crítico, en pos de que en cada casa haya tres televisores y varias conexiones a la red global…

Pobre Orwell y su 1984… Uno se siente un paria, recordando a la gente que deben tener en cuenta obras como Los orígenes del totalitarismo de Hannah Arendt, o Miedo a la libertad de Erich Fromm…

Sobre todo, cuando los fanáticos del orden, escriben sus tratados con conejos muertos…

1548003446_298786_1548004522_noticia_normal

master

Anuncios

VUELVEN LOS FARAONES…

ciudad-de-las-artes-y-las-ciencias-e1461759258773

VUELVEN LOS FARAONES.

Llegan los Faraones a Andalucía…

Después de 37 años del gobierno de la secta adoradora de Isidoris, y sus cinco modernizaciones, que han llenado de templos inservibles esta tierra, donde los militantes y simpatizantes, de manera fanática, como los eunucos de la antigua China, guardaban sus pelotas en cajitas, para demostrar su fidelidad a la casta de sacerdotes de Hispalis.

Ahora llegan los Faraones, seres casi divinos, hijos del dios RAA (Retribuye Amiguetes del Alma), dispuestos a poner a trabajar a todos los esclavos posibles, para construir sus inmensas Pirámides…

Eso funciona al principio, puesto que el esclavo se muere cargando piedras, pero con sueldo…

Lo malo viene cuando se terminan las Pirámides (Ciutat de les Arts i les Ciències, de Valencia, o su circuito de Fórmula 1) y te dicen que esas tumbas faraónicas que se caen a pedazos y las tienes que pagar con tu vida… Mientras los primos de los Faraones, o amigos de alma, simples yonquis del dinero, se han hecho de oro a costa del erario público andaluz…

Es hora de no volverse locos y empezar a adorar al becerro de oro que nos van a intentar vender… Estos que llegan con enseña de la reconquista de los Reyes Católicos, ya nos hundieron la economía en su momento… (la riqueza de las tierras nazarís, en agricultura, sericultura y comercio, fue destrozada por los hambrientos castellanos y los monopolistas aragoneses, bendecidos por una iglesia dirigida por el Santo Oficio, que quemaba a los herejes, sobre todo a las mujeres)

Nuestra tierra fue repartida entre señorones hidalgos de los rancios abolengos hispanos, y todavía hoy, son sus herederos los que trincan las subvenciones agrícolas de la Unión Europea…

Me gustaría hablar del decrecimiento, como pensamiento político, económico y social, favorable a la disminución regular controlada de la producción económica, con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos entre sí.

De huir de las modernizaciones y construcciones faraónicas que solo nos llevan a acumular deuda para nuestros hijos…

El libro de 1973 de E. F. Schumacher titulado Lo pequeño es hermoso, es la base del movimiento decrecentista. En este libro se critica el modelo neoliberal de desarrollo económico, tomando nota de lo absurdo del cada vez mayor “nivel de vida”, basado únicamente en el consumo y que éste a su vez fuese visto como el objetivo principal de la actividad económica y del desarrollo. En cambio, Schumacher se refiere a una economía social, como aquella práctica que tiende a maximizar el bienestar y a reducir al mínimo el consumo.

rita-barbera-su-trayectoria-politica-y-las-muestras-de-condolencia-por-su-muerte-en-imagenes

Pero aquí leemos poco y hablamos mucho… Nos encanta meterle fuego a la Biblioteca de Alejandría,  y arrastrar de los pelos a Hipatia, como mujer, pensadora, filósofa y maestra neoplatónica…

Apoyados en una minoría de fanáticos “Cirilos”, que quieren a la mujer en casa, y con la pata quebrada, hemos dejado que vuelvan los Faraones…

Yo ya soy viejo para trabajar en las canteras, o para huir tras un barbudo profeta en pos de la tierra prometida…

Aquí me quedo, a las faldas de la Alcazaba, vestigio molesto, que les recuerda a estos nuevos Faraones, que tras la reconquista, llega siempre la miseria y las expulsiones de los diferentes…

Vuelvo a ser un nazarí, pendiente de que los cristianos cumplan las Capitulaciones… Pero sé, por la historia, que nunca lo han hecho… Ellos firman la Ley, para conquistar y luego incumplirla…

hipatia

Yo he venido a hablar de mi libro…

HE VENIDO A HABLAR DE MI LIBRO…

Como todo escritor ya sabe, hay un momento preciso, en el que, tiempo después de terminar tu obra, te ves obligado a hacer publicidad de ella.

Es uno de los muchos oasis de quimera, en este largo tránsito por el desierto, que es publicar una novela, que casi nadie entiende, y encima tiene un final feliz, impropio de la literatura parda contemporánea, llena de tétricas historias, donde el azar o el destino, les rompen las pelotas a los protagonistas.

El espejismo de la promoción literaria…

Esa duna solitaria en mitad del páramo, yermo y despoblado, que supone una edición responsable…

Al principio del camino, ya viste que aquello era como subir al Mulhacén, llevando a rastras el cadáver de tu narración en unas improvisadas parihuelas, que apenas te dejan dar dos pasos, sin tropezar y dejarte la piel y los harapos en los riscos de la Sierra Nevada.

Habías superado al primer revisor, hijo de su tiempo, que con su título académico, no sabía que cancerbero era una expresión que describía al guardián del averno… Un perro de tres cabezas (de ahí can) llamado Cerbero por Hades, que lo colocó a las puertas del inframundo griego… Lo cual demuestra el triunfo del Plan Bolonia sobre la inoperancia supina de la mitología griega y los pensadores presocráticos…

Mal empezaba la cosa, cuando si en el primer tamiz, ya habías tenido que explicar que tu novela no seguía los cánones normales, y que no iba de tronos de hierro, ni de policías amargados sumergidos en historias penosas y licores de alta graduación…

Luego aparecieron los vendedores de agua en mitad del erial, con sus tentadoras visiones: “Todo esto te daré, si te postras a mis pies…” Y tú, con el muerto al hombro, que cada vez pesaba más… Incluso vino la serpiente, la del edén, a indicarte susurrante, que comer fruta del árbol del conocimiento está reservado para unos pocos escogidos… Que tú, con tu marca de Caín, en mitad de la frente, a lo único que podías aspirar es autosatisfacerte, en una suerte de onanismo literario, donde te venden las pulseras, para que la paja sea con música…

Y empiezan los zopilotes a rondarte en mitad del sucio arenal, intentando catar el fiambre que arrastras en las improvisadas angarillas, que pesan como la piedra de Sísifo…

¡Qué pollas…! Sísifo no es delantero negro del Madrid, ese es Vinicius, soplagaitas… Aquí cualquiera hace relojes de madera, y le funcionan…

Apedreas a las aves carroñeras, congregadas en un círculo rojo, y sigues adentrándote en el erial, convencido de que, en algún recodo, encontrarás al Señor de la Montaña, el amo de Alamut, de la secta ismailí de los nizaríes… Ese viejo taimado, que para fanatizar a sus fieles hashashin, (literalmente Seguidores del Hachís), palabra que ha pasado al castellano como asesino… Estos futuros asesinos de la secta, se les drogaba con hachís y se les hacía despertar en el jardín, donde gozaban del paraíso durante unas horas. Cuando volvían a despertar estaban en el castillo y se les decía que sólo volverían al escenario idílico y feliz que habían tenido ocasión de ver, si morían en lucha santa contra el enemigo. Lo que explicaba la fiereza y el arrojo de los nizaríes en sus acciones terroristas, aun sabiendo que lo más probable es que no salieran vivos de ellas…

¡Coño, eso lo cuenta Marco Polo…! Le gritas a tu editor, mientras él, está convencido de que se parece mucho a un juego de la PlayStation 4.

Maldito Plan Bolonia, ¿Y por qué tienen que ser tan jóvenes los editores actuales…? En lugar del Viejo de la Montaña, te encuentras en mitad de un risco con un comercial trajeado que te dice que ahora los nizaríes cotizan en bolsa, y son parte de los negocios de la familia Bin Laden…

Total, que sueltas al muerto, y con la cara extraviada del gallo de Gorgias, gritas a tu editor: “Cúmplase el destino; hágase en mí según la voluntad de los imbéciles”.

Por la frente de jaspe de Palas Atenea resbala tu sangre de gallo sofista, mientras piensas: Yo había venido a hablar de mi libro…



Promoción de la novela en la página http://www.lacuneta.es
 

Llorar como los payasos…

La llorona…

SUBVENCIÓN POR AUTOGESTIÓN…

Parece que ya callan las plañideras mercenarias del socialismo isidoriano andaluz, y que rasgan sus lutos rigurosos, para encargar un bonito vestido de faralaes, más acorde con el gobierno Popular-Ciudadano, que se avecina…

Casi todos se han puesto de perfil, enfrascándose en parecer imprescindibles en sus puestos, dentro de las administraciones paralelas, hijas de las múltiples modernizaciones andaluzas, pergeñadas por una Junta, que entregaba a dedo ínsulas Baratarias, a cualquier Sancho Panza dispuesto a gritar que eran gigantes, los molinos de la economía andaluza que se destrozaban…

Dame una subvención, mujer, que no hay más pena que ser tuerto en Andalucía… Si eras ciego, no había problema, no veías los EREs, las comisiones y el clientelismo rociero, con lo cual, eras proclive a que te tocase la primitiva de un enchufe en un Observatorio o empresa semipública, donde tu base de cotización estaba asegurada hasta el fin de los días…

Pero, ay de los tuertos… Que aun sabiendo a que palo se jugaba, vendieron su alma por una espuria subvención de fondos europeos… Y hoy intentan lavar sus miserias acogiéndose a sagrado… Esos truenos, vestidos de nazarenos…

Treinta y siete años de socialdemocracia remojada en el cafelito del hermano de Alfonso Guerra, no puede achacarse solo a la cuadrilla de desalmados, que desde los bares, gestionados como economatos, dentro de las Casas del Pueblo, fueron tomando el poder del Partido Socialista, para no pagar las birras que tenían apuntadas, donde nunca cuadraba la caja, y dispuestos a “todo por la pasta”, mientras se chivaban de todo el que se movía, y que nunca jamás, volvía a salir en la foto…

Torpes descamisados que ejercían de Tribunos de la plebe, desde sus mansiones a las afueras, con sus hijos en Colegios de pago y con seguros médicos y planes de pensiones, privados… Que no sabían gestionar una Sanidad Pública que no pisaban, y era incapaces de saber si había papel higiénico en los Colegios públicos de los pobres, migrantes y demás lumpen proletariado…

El problema no es solo suyo…(Primordialmente)

Dónde están los intelectuales críticos, las cooperativas, los grupos económicos de autogestión, las Universidades Populares, los simple ateneos…

¡Dame una subvención, y llámame tonto!

Si en casi la mitad de un siglo no hemos sido capaces de construir una alternativa solidaria a este entramado liberal-consumista, no podemos echarles todas las culpas a los políticos…

Hemos sido parte del problema, y nunca hemos querido ser parte de la solución, puesto que eso conlleva renunciar a muchas ventajas económicas que nos sirve el mercado en bandeja…

Sabíamos que se estaba desmontando el tejido industrial andaluz, que económicamente nos habíamos convertido en un autoservicio turístico, y que la investigación y el desarrollo estaba cogiendo aviones al centro de Europa…

Casi cincuenta años de modernizaciones y seguimos en el vagón de cola…

A los andaluces nos toca tirar de la historia inventada y “llorar como mujeres, lo que no hemos sabido defender como hombres…”

Y que conste que el colectivo de mujeres andaluzas, es el único que ha avanzado en derechos y libertades, porque no han dejado de luchar en la calle para hacerse visibles… Por tanto, nos toca llorar como los payasos tristes en que nos hemos convertido…