La larga sombra de IGNACIO ALDECOA.

gran sol.jpg

EL GRAN SOL.

El refranero hispano está lleno de finas muestras de ironía, una de ellas es esa frase tan manida: “Unos tienen la fama, y otros cardan la lana”, que más que una injusticia material, determina una cierta iniquidad moral…

Siempre me ha parecido, que con el serio escritor vasco Ignacio Aldecoa, la narrativa de los 50 tiene una deuda que jamás podrá pagar, por mucho homenaje, gris de funcionarios, se haga de su obra…

Esos funcionarios de la literatura que catalogan a Aldecoa como “un personajillo gris” dentro del nuevo realismo de la “Liga de la Justicia” que es la mezcla de autores denominada Generación de los 50, olvidan su virtuosismo, su seriedad y su cercanía mimética con los personajes de sus historias.

Yo soy marengo, hijo de un pescador, y considero que la novela “GRAN SOL”, es uno de los acercamientos más reales y bellos a la vida de los trabajadores de mar (sería de obligada lectura para aquellos pescadores que tienen que sacarse la Libreta de Inscripción Marítima, la antigua Cartilla de Embarque, de mis tiempos), solo comparable a las obras de los pescadores de garrucha del autor almeriense Manuel Siles (la voz que brama en el desierto del olvido).

Resulta que ese maniqueísmo gris y falsamente “académico” que determina la notoriedad de algunos escritores, se ceba con aquellos autores que basan su obra narrativa en una justa visión literaria de los desfavorecidos y desamparados, de esa clase trabajadora repleta de gente humilde, cuya cotidianeidad exponen con ternura, dejando que el contenido social se deduzca naturalmente de la humanidad de su propia visión.

Sus cuentos rebosan ejemplos de seres arrinconados en una vida miserable a los que el escritor sorprende en un momento, a veces excepcional. Hay cazadores furtivos de víboras, maquinistas atrapados en un túnel, boxeadores al límite, pescadores de mareas titánicas. Donde otros no verían nada, Aldecoa daba con el quid oculto que le permitía montar un relato y contar una historia redonda.

Pero hay escritores tan grandes como el sol, y a los pequeños enanos mortales no se nos permite mirar directamente al gran astro, sin quedar, de resultas, ciegos o con la vista dañada…

Por eso en esta feria literaria de vanidades, el tuerto es el Rey.

Nadie duda de que Aldecoa es uno de los grandes narradores del siglo XX, sus relatos y novelas, son historias redondas, donde no sobra una coma, ni falta el corazón de un personaje.

Por eso los periodistas de su época, tan agudos, le vaticinaron que tal vez no alcanzaría gran éxito… Otros, compañeros, con más ironía que vergüenza simplemente opinan: “La pena fue que murió cuando su carrera estaba en ascenso. Es uno de los grandes cuentistas de la posguerra”.

Su hija, Susana Aldecoa, nos indica con claridad meridiana: “No era un funcionario, que escribía todos los días. Se encerraba a escribir compulsivamente por la tarde cuando tenía algo que contar”

Fue uno de los grandes, un gran sol, que cubrió con su larga sombra, a mucho pinturero. amigo de experimentos narrativos malabares, que no perdonan nunca estar en la penumbra, y que buscan los focos y los medios, para quitarse sus zapatos nuevos de suela inmaculada y gritar a los cuatro vientos: “Yo he venido a hablar de mi libro…”

Se fue con cuarenta años el maestro Aldecoa, cuando preparaba un ensayo sobre los personajes de su generación, aquella obra que no pudo terminar por el infarto fulminante, era toda una declaración de intenciones, se iba a llamar “Años de crisálida”, y le sirvió como su mejor epitafio: «Hemos vivido inmersos en unos años de crisálida».

Nada nuevo bajo el sol.

Reforma-eso-que-se-dice-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.