QUERIDOS MONSTRUOS.

holocausto03

NUESTROS QUERIDOS MONSTRUOS.

¿Qué no seríamos capaces de hacer por nuestra familia…?

Desde que Hannah Arendt enunciara su “Informe sobre la banalidad de mal”, allá por 1963, sobre el caso del asesino nazi Adolf Eichmann, tenemos la tremenda desgracia de no saber dónde acaba el burócrata y empieza el sociópata…

Esa delgada línea roja ha volado en pedazos, clavando su metralla en los “honrados padres de familia…”

Según Arendt, Adolf Eichmann no poseía una trayectoria o características antisemitas y no presentaba los rasgos de una persona con carácter retorcido o mentalmente enferma. Actuó como actuó simplemente por deseo de ascender en su carrera profesional y sus actos fueron un resultado del cumplimiento de órdenes de superiores. Era un simple burócrata que cumplía órdenes sin reflexionar sobre sus consecuencias. Para Eichmann, todo era realizado con celo y eficiencia, y no había en él un sentimiento de «bien» o «mal» en sus actos.

Era un perfecto “padre de familia” que intentaba escalar profesionalmente y posibilitar a sus vástagos una existencia plena acorde con los designios del Estado Moderno.

Si bien odio citar al Critón marxista Federico Engels, que ya empezó a sacrificar al gallo en honor de Esculapio, en su texto: “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” en donde nos deja la perla «la religión, la familia, el Estado, el derecho, la moral, la ciencia, el arte, etcétera, no son sino modos particulares de la producción y caen bajo su ley general. La abolición positiva de la propiedad privada, la apropiación de la vida humana significa, por consiguiente, EL RETORNO DEL HOMBRE FUERA DE LA RELIGIÓN, DE LA FAMILIA, DEL ESTADO, etc., es decir, la vuelta a su existencia humana, es decir social.» En esta tesis ahonda el proselitista comunista Antonio Gramsci, con su idea “que la toma del poder debe ser precedida por un cambio de la mentalidad de las personas…” Sin ver nunca, como es normal, la viga en el ojo de la URSS, y sí, la paja en los países de la órbita capitalista… “El atávico grito del Cosmonauta Gagarin: «Aquí no veo a ningún Dios», que luego resultó que nunca fue dicho en realidad… Como todo en el “socialismo real”, o capitalismo de Estado, mal llamado hoy “comunismo”.

Hay por tanto dos “entidades” (la familia y el Estado Moderno) que son el caldo de cultivo para los sociópatas y los monstruos, ya sean los que te sacrifican en un campo de exterminio, los que te reeducan en un gulag, o los que miran para otro lado mientras te ahogas en una patera o a los pies del muro de una frontera…

Todos aquellos que, del contenido de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, expurgan inquisitorialmente alguno de sus treinta artículos básicos, son de alguna manera nuestros queridos e íntimos monstruos…

Burócratas, funcionarios, políticos, asesores e intelectuales de estómago agradecido, son todos buenos padres de familias. Cuentan cuentos a sus hijos al acostarlos, cuidan de sus mascotas, hasta separan su basura para que se recicle…

Nuestros queridos y amados monstruos de hoy, son los fieles cumplidores del Imperio de la Ley, esclavos y súbditos de un Estado Moderno, que para su subsistencia cada cierto tiempo tiene que purgar a gran parte de esa masa improductiva que ralentiza su evolución…

Sin maldad ninguna… Hoy te ha tocado a ti…

tele monstruos1552334257396

 

Anuncios

LECHE DE CUCARACHAS…

cucaracha1

LA LECHE DE CUCARACHAS.

Me niego a seguir intentando comprender que pasó ayer para que dos fuerzas políticas que se dicen sociales, no fueran capaces de ponerse de acuerdo, frente a 155 intolerantes liberticidas, que blanquean a la más nacional-catolicista extrema derecha que ha tenido este país desde Calvo Sotelo y Primo de Rivera.

Ni un minuto más a estos sofistas de la falsa clase media “progresista” (Cuanto daño ha hecho esta palabreja a este país…)

Por eso hoy voy a escribir sobre algo que me tiene intrigado…

La leche de cucarachas como superalimento…

Un equipo de científicos cree tener una solución económica y muy nutritiva para alimentar al mundo y no se trata de vegetales, sino de leche de cucaracha, la que como habrás imaginado proviene de este insecto que tanto asco nos da pero que posee propiedades nutricionales únicas.

Según estas lumbreras la leche de cucaracha posee cristales de proteínas que son tres veces más ricas en energía que la de los mamíferos, asimismo es rica en grasas, azúcares y diferentes tipos de aminoácidos, lo que la convierte en el alimento ideal.

¡Quieto, amigo guarridongo…! Ya te veo pensando que la granja que tienes debajo del fregadero te va hacer millonario… Como se decía en mis tiempos: “”La cagaste, Burt Lancaster”.

No todas las cucarachas valen para dar leche… Que ya te veo como Gregorio Samsa, moviendo las patitas y contando el dinero que vas a ganar ordeñando a tus pequeñas “colegas” que de golpe y porrazo han pasado, de molestos bichos a lustrosos medios de producción…

A diferencia de las cucarachas comunes y corrientes, las de la especie Diploptera punctate dan a luz a sus crías y las alimentan con una especie de leche que ellas mismas producen. Esa leche es justamente la que interesa a los científicos.

Tu gozo en un pozo…

Los científicos que estudiaron la leche de las cucarachas Diploptera punctata pretenden replicar los cristales de proteínas de este alimento en el laboratorio mediante manipulación genética y cultivo in vitro.

No esperes poder comprar leche de cucaracha en los supermercados muy pronto, ya que los expertos que trabajan en el proyecto aún no tienen planes para convertirla en un producto comercial, aunque en un futuro podría utilizarse como un suplemento nutricional ultracompleto.

Hasta en las cucarachas hay clases…

Y digo esto, sin ser Noam Chomsky, porque antes de que empecemos a matar políticos con nuestra zapatilla de andar por casa, como viles insectos inútiles, debemos tener en cuenta que todos los bichos repugnantes NO son iguales…

El problema estos días ha sido que todos nuestros políticos “progres” han querido vestirse de cucarachas (alimento del futuro), pero no todas sirven…

Hay cucarachas que llevan demasiado tiempo entre la mierda de las cloacas del Estado Moderno, y ya les quedan de insectos solo las siglas…

Otros vinieron como crisálidas de mariposas regeneradoras y al final han acabado entre escarabajos peloteros y una mezcla de cucarachas comunes…

Total, que como siempre, la ciencia nos tiende una trampa y caemos como tontos… Parece mentira que no sepamos que la ciencia hace años que trabaja para el capital… Si no es rentable, no es investigable… PLAN BOLONIA…

Ahora solo queda tiempo para la moraleja, que, en la edad de las redes sociales, siempre es mal entendida o mal explicada si no está acompañada de un divertido meme digital…

Ayer el intento de pacto de investidura me recordó un viejo chiste con insectos:

“Manolo, siempre presumiendo de su buena vista, le dice a su compadre: En lo alto de aquel cerro he visto moverse dos hormigas…

Su compadre, casi cegato pero con muy buen oído, le indica: Sí, Manolo, son madre e hija. Yo no las veo, pero desde aquí escucho los chupetones…”

Que cada cual saque su moraleja… Y le ponga un meme…

 

multimedia.normal.8f41d48faf12fac8.3133303532342e66616f2e636f6d65722e696e736563746f732e706f627265735f6e6f726d616c2e6a7067

2017-11-20-BICHOS.png

PIDO PERDÓN A FEDERICO…

LORCA

LO SIENTO FEDERICO…

Julio de 2019. Como cada año por estas fechas me asalta la tristeza y la vergüenza de revivir como un grupo de desalmados traidores, enfundados en buenos trajes, uniformes y túnicas moradas y negras, propiciaron un alzamiento militar contra una República democrática española (que con todos sus defectos y errores) había conseguido las más altas cuotas de libertad para los ciudadanos de este país…

Como cada año, rindo homenaje a uno de los intelectuales más grandes de España (tal vez de su tiempo) que en los primeros compases de este golpe fascista-nacionalcatólico asesino, dejó su sangre en la madrugada de 18 de agosto de 1936 en el camino que va de Víznar a Alfacar (Granada).

¿Qué decir de la figura de Federico García Lorca que no se haya dicho ya…?

Y sin embargo, cada año por estas fechas, vuelven los mismo, con su mismas excusas, a tirar puñados de barro y mierda sobre la memoria de aquel gran personaje desaparecido…

“Qué si era maricón… Era comunista… Era un espía ruso… Tenía un novio de falange… Era rico, guapo y educado… Era odiado por sus propios amigos… Era distinto y raro… Era republicano… Era, Era, Era…”

El General Queipo de Llano ordenó “que le dieran café, mucho café…” Y con la envida y la malafollá granaina, le dieron a beber dos cazos…

Qué todavía haya gente capaz de justificar lo injustificable, de banalizar su asesinato, de cobijar a los asesinos, de votar a los “ahijados” del distintivo verde de “Defensa Armada” que impuso Antonio Gallego Burín y sus esbirros falangistas (En Granada «era ya muy raro observar a algún ciudadano que no llevara ningún distintivo, insignia o uniforme demostrativo de prestar sus servicios a la causa»), es un problema psicológico de una sociedad profundamente enferma…

Todo el mundo en Granada conocía a los asesinos, como todo el mundo sabe que tras la Causa general instruida por el Ministerio Fiscal sobre la dominación roja en España en 1940, se hizo una pormenorizada relación de todas las fosas comunes de la Guerra Civil, con delicada disciplina militar. Lo que todo el mundo calla (los papeles los tiene la Fundación Francisco Franco) es que el Caudillo en su afán por hacer caja, vendió a las familias con posibilidades económicas, los restos mortales de sus familiares fusilados… Como buenos católicos, apostólicos y romanos… Lavándose las manos después de cada venta de despojos…

Por eso en Granada, cuando dicen que van a buscar el cuerpo de Federico, los más viejos del lugar, señalan el panteón familiar de los García Lorca…

Ian Gibson, que ha sufrido toda clase de acusaciones al personarse como parte interesada en la exhumación del poeta, ha explicado que la familia García Lorca es un “poco rara en relación con la muerte”.

Rosales, ya lo dijo: “La vida del hombre más importante de España estuvo en manos de alguien que no era nada, que no fue nada, que no es nada”. Desgraciadamente, los más zafios siguen detentando, aún hoy, demasiado poder; eso, tampoco ha cambiado nada, como demuestra el hecho de que algunos de los familiares de los autores intelectuales y materiales estén aún hoy en las listas del Partido Popular y VOX en Granada. Los “ofendiditos por las heridas” que siguen gritando a boca llena: “Otro rojo de mierda maricón” y que hoy gobiernan en Andalucía.

Como cada año, pido perdón a Federico e intento recuperar su memoria en lo que puedo…

Y sigo pensando como Gibson, seremos normales cuando recuperemos la memoria, la cultura y el humanismo de Federico:

“Lorca va a poder ser el gran símbolo de la reconciliación de este país”.

Algún día…

SAN JOSE GRANADA

LITERATURA Y FRAGA.

FUCO Y FENDETESTAS

LA LITERATURA ESPAÑOLA Y LA FRAGA DE CECEBRE.

Pocos libros han descrito el mundillo literario español como “El bosque animado” de Wenceslao Fernández Flórez. Novela publicada en 1943, es una hermosa metáfora de ese mundo culto, retórico, poético e intelectual, que, de forma pedante y afectada, llamamos la Literatura Española, donde nadie es lo que es, y todo el mundo ansía parecer un personaje al que le faltan sus virtudes definitorias.

Los escritores en España viven permanentemente en la fraga:< Se describe la fraga, un lugar que “es toda vida: una legua, dos leguas de vida entretejida, cardada, sin agujeros, como una manta fuerte y nueva, de tanto espesor como el que puede medirse desde lo hondo de la guarida del raposo hasta la punta del pino más alto”, en la que los árboles de diversas especies formas y edades tienen protagonismo, luchando y relacionándose entre ellos, y entablando conversaciones como si de seres humanos se tratara.>

Allí andamos todos, emboscados, buscando el duro que perdió la Pilarica:<Al volver Pilara de vender la leche de Juanita Arruallo, pierde un duro. Juanita obliga a Pilara a “desandar el camino, buscándolo cuidadosamente. Pero antes tenía que dar de comer al ganado, preparar la olla del caldo, extender tojo cortado sobre la era, que se estaba convirtiendo en un barrizal, y limpiar el horno…” Sin embargo, es, al final, el malvado y haragán aprendiz de ladrón Fendetestas quien encuentra el duro antes que Pilara.>

Cuanto aspirante a bandido te cruzas en estos lares, todos cubiertos de mugre y negociando con la perjudicada víctima a la que intentaba sacarle los cuartos a punta de una falsa pistola. Al final todo queda en un triste y denigrante pacto, chalaneo, concierto o convenio, donde nunca queda claro quién es el taimado malhechor y quién el ingenuo inocente.

Funcionarios de Carrera, de inocua catedra infecunda, andan llorando a los pies de la cama de la Moucha, la meiga enferma cuasi finada, con la pretensión de que la vieja les enseñe y les haga “meigas honoris causa” antes de morir. Cediéndoles el afamado “Libro de San Ciprián”, reputado por libro de brujería, cuando en realidad no es otra cosa que un libro escrito en latín de los comentarios de Julio César de la Guerra de las Galias-, que pasará a pudrirse en cualquier depósito de una Universidad de segunda, donde las sardinetas o “pececillos de plata”, darán debida cuenta de él.

Mucho intelectual pocero cojo, sin cojones, que intenta que todo el mundo comprenda lo imposible: El inicio del discurso sofista erudito que tiene su base en el materialismo dialéctico. Gran teórico del arte amatorio, que no se ha comido un rosco en su vida…

Están los señores de los grandes Pazos, esos caciques monopolísticos, que controlan la edición, y que siempre van acompañados de una caterva de locos bufones, que son la alegría de la casa y disfrute de las visitas.

Y por último estamos los fantasmas, las almas en pena de “Fiz de Cotobelo”, un ánima perdida que suspira por no haber cumplido en vida sus dos sueños: ir en peregrinación piadosa a San Andrés de Teixido, y viajar a las Américas. Somos miles, millares de espectros, que no cumplimos nuestros sueños y caminamos errantes por la fraga, poniendo en peligro con nuestra molesta presencia, los espurios negocios de los señores de los Pazos, los bandidos “Fendetestas”, y los resabiados lectores de manuales de autoayuda, los “Fucos” de la fraga, aprendices de rufianes, que son los listos de la historia, porque no tienen estudios, o los justos para mercadear el señuelo de un timo…

Y todo se sostiene por la moral de los animales, los árboles y las plantas, que nunca llegan a entender del todo el estúpido proceder de los humanos, sobre todo el de los pedantes intelectuales materialistas…

FIX DE COTOBELO

santa-compana_4882_p

El Retraimiento y el Apoliticismo bajo la luz de Machado.

Antonio-Machado-Estatua-en-Baeza

DEL RETRAIMIENTO Y EL APOLITICISMO.

Pocas fórmulas políticas hemos inventado los españoles. Es más, frente a las opciones constructivas, nosotros nos hemos especializado en el sabotaje cíclico del sistema.

El retraimiento (gran invento español del siglo XIX) es una estrategia política mediante la cual un partido no se presenta a las elecciones con el fin de denunciar la falta de legitimidad de un partido gobernante o de un régimen político en el poder. Consiste en abstenerse de participar en el juego político animando a los seguidores a abstenerse de votar.

Durante el siglo XIX, en un momento en el cual, en nuestro país, estaba poco desarrollado el sistema parlamentario, todos los partidos políticos promovieron en algún momento esta estrategia. Los liberales lo hicieron antes de 1868, causando la caída de la monarquía y la llegada de la revolución de septiembre; y los alfonsinos, republicanos y carlistas lo hicieron en 1872 con el fin de provocar la caída de la monarquía de Amadeo de Saboya.

En ocasiones el «retraimiento» fue practicado en combinación con la insurrección o los pronunciamientos militares. El no reconocimiento del régimen político establecido, la denuncia de que dicho régimen no permitía el libre juego político, por ejemplo, a base de manipular las elecciones, o, en fin, las escasas posibilidades de lograr un buen resultado electoral, fueron las razones para boicotear el proceso político y promover la abstención.

De tal forma que Don Antonio Machado pone en boca de su “maestro”, Don Juan de Mairena este dialogo:

“—Alguna vez se ha dicho: las cabezas son malas; que gobiernen las botas. Esto es muy español, amigo Mairena.

—Esto es algo universal, querido don Cosme. Lo específicamente español es que las botas no lo hagan siempre peor que las cabezas”.

Y no mejoramos, Mairena les dice a sus alumnos:

La política, señores -sigue hablando Mairena-, es una actividad importantísima… Yo no os aconsejaré nunca el apoliticismo, sino, en último término, el desdeño de la política mala que hacen trepadores y cucañistas, sin otro propósito que el de obtener ganancia y colocar parientes. Vosotros debéis hacer política, aunque otra cosa os digan los que pretenden hacerla sin vosotros, y, naturalmente, contra vosotros. Sólo me atrevo a aconsejaros que la hagáis a cara descubierta; en el peor caso con máscara política, sin disfraz de otra cosa; por ejemplo: de literatura, de filosofía, de religión. Porque de otro modo contribuiréis a degradar actividades tan excelentes, por lo menos, como la política, y a enturbiar la política de tal suerte que ya no podamos nunca entendernos.

    Y a quien os eche en cara vuestros pocos años bien podéis responderle que la política no ha de ser, necesariamente, cosa de viejos. Hay movimientos politicos que tienen su punto de arranque en una justificada rebelión de menores contra la inepcia de los sedicentes padres de la patria. Esta política, vista desde el barullo juvenil, puede parecer demasiado revolucionaria, siendo, en el fondo, perfectamente conservadora. Hasta las madres -¿hay algo más conservador que una madre?- pudieran aconsejarla con estas o parecidas palabras: “Toma el volante, niño, porque estoy viendo que tu papá nos va a estrellar a todos -de una vez- en la cuneta del camino”.

Estamos pues ante un problema, al parecer, endémico de una sociedad que no logra despegar, anclada en una mala praxis que perdura en el tiempo y cuya regenaración no puede sino venir de mano de la pureza y la inocencia de los espíritus jóvenes aún no contaminados por un sistema político caduco y corrupto. Esta es la tesis de don Antonio Machado que, en la situación que hoy se está viviendo, cobra toda su actualidad.

Vivimos en un país esperpéntico al más puro estilo valleinclanesco. Quienes debieran ser los representantes de los valores puros del juego democrático han apostado por asentar un sistema que impide la democracia incurriendo así en un espejismo de manipulación. En una democracia deben primar los valores éticos, que quienes gobiernan lo hagan cuidando los intereses de los gobernados sin engaños y sin mentiras. Hoy todo está permitido para perpetuarse en el poder. Vemos cómo nuestros políticos han dilapidado un ciclo de bonanza económica en continuas malversaciones e inversiones sin sentido y sin futuro. Han gestionado pésimamente el fruto del trabajo de sus ciudadanos. Han cometido todo tipo de delitos económicos pero no hay ninguna responsabilidad civil para quienes nos han llevado a la ruina. Por no haber, no hay ni una dimisión. La solución que nos ofrecen está en alentar la apariencia de posiciones ideológicas enfrentadas.

No existe democracia real cuando el poder judicial está instrumentalizado por el poder legislativo -véase el Fiscal General o el Tribunal Supremo-, tampoco la hay cuando los ciudadanos no tienen otra opción que votar listas cerradas con independencia de que algunos componentes puedan, incluso, estar imputados en causas judiciales; tampoco la hay cuando la disciplina de voto de partido merma las funciones del Parlamento obligando a las personas elegidas, incluso, a votar en contra de su conciencia a favor de directrices concretas orquestadas por la demagogia del momento. Tampoco puede existir libertad de expresión y de presión cuando los sindicatos están sostenidos por el Gobierno. Todo es políticamente correcto, pero cívicamente inútil.

No cabe reacción desde la población adulta porque ha sido adiestrada en una bipolaridad partidista en la que “los suyos” siempre tienen razón hagan lo que hagan. Mensajes sencillos mueven los sentimientos y la visceralidad sin que la razón intervenga en la votación. Los grandes partidos se perpetúan, los dirigentes también. No hay regeneración de ideas, de principios, de conceptos. Hemos asistido a ministros y ministrables sin una mínima titulación universitaria que los capacitase, por encima de ideologías, para el trabajo en el ámbito en que fueron destinados. Tampoco una mínima preparación profesional puesto que nunca antes trabajaron en nada que no fuera la política. Con casi cien años de antigüedad, Antonio Machado está retratando el “tipo” que aún hoy sigue siendo el lastre del país.

Y si esto existe -la mentira, el dispendio, el abuso, la dilapidación…- es porque lo consentimos. La conciencia social, que debiera ser árbitro de tanta barbarie, está desviada como en el espejo cóncavo del callejón del gato. El pueblo admira al arribista y piensa que es un listo por aprovecharse de la ocasión que le brinda el cargo, y lo reelige. No es de extrañar, a la manipulación de la tribuna decimonónica se le ha sumado la de la televisión con su información focalizada y sus partidos de fútbol o sus programas de “famosos”. No interesa aplaudir el esfuerzo ni la inteligencia, sino la estulticia elevada a “princesa del pueblo” sin que el pueblo se dé cuenta de que así lo están llamando “imbécil”.

Por todo esto, la regeneración política y espiritual de España no puede venir de la mano de los viejos, sino de la ilusión y la energía de las mentes jóvenes. Si es cierto que la televisión es una pantalla de deformación permanente, no lo es menos que contamos en la actualidad con medios técnicos para coordinarnos e intentar, entre todos, un cambio radical. Las redes sociales, la telefonía móvil, Internet, los mensajes que conectan instantáneamente realidades distantes son las nuevas bases para la formulación de propuestas globales y con ello, la organización de protestas colectivas mundiales. Es necesario promover la conciencia social de la urgencia en esta transformación porque el tiempo se nos agota y serán nuestros hijos, las próximas generaciones, las que pagarán las consecuencias. Y si miramos al pasado, sea para aprender de nuestros errores, no para seguir siendo víctimas de ellos condenando nuestro futuro. Y urge, además, porque el terreno ya está abonado y no lo dudéis: “Si no sembramos trigo, vendrá quien se aproveche para sembrar cizaña”.

4175Xd-p5iL._SX330_BO1,204,203,200_