HIJOS PRÓDIGOS…

mandela nobel

HIPÓCRITAS o demócratas…

No quiero extenderme que estamos de vacaciones…

Me encantan las paradojas, sobre todo aquellos hechos y expresiones “aparentemente” contrarios a la lógica de la superestructura dominante…

Cuántos “terroristas” (Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos) han llegado, pasados o no por un blanqueo carcelario, a ser dirigentes, gobernantes y líderes de importantes países demócratas…

Son incontables, y los tenemos de todos los colores, ideas y discursos…

Algunos han llegado a ser halagados con el Premio Nobel de la Paz (el paradójico premio inventado por un dinamitero con remordimientos) y reconocidos internacionalmente como agentes fundamentales de nuestro sistema moderno de valores políticos…

No quiero entrar en los muchos casos particulares, pero sí, en el hecho fundamental y paradójico, de cómo se pasa de “terrorista” a “hombre de paz” simplemente porque desde esa “opinión pública hegemónica y controlada”, un señor determinado pasa de crear alarma social, a afianzar las columnas inamovibles y verticales del sistema…

¿Es la mezquindad de la hipocresía o la grandeza de la democracia…?

Cada cual arrima el ascua a su sardina, aunque en el espeto hayan quedado carbonizados muchos inocentes.

«El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra». Juan 8,1-11

Llevo días escuchando a los fariseos de siempre con la mochila cargada de cantos rodados. Muchos hijos y nietos de viejos “terroristas” que aún no se han caído del caballo camino a Damasco…

De vez en cuando es bueno ir a misa los domingos y escuchar la voz entrenada del clérigo desmenuzando la parábola del hijo pródigo, del evangelio de Lucas…

«Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu herencia con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!» Pero él le dijo: «Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.»

arafat-peres-rabin-kpvB--620x349@abc

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: