Todos tenemos un pasado.

68444952_2425523634207532_571774857084141568_n

TODOS TENEMOS UN PASADO.

Esa parte de nuestra vida sobre la que hacemos balance, y que en la mayoría de los casos no nos gusta, o hubiésemos cambiado tantas cosas. Esa pesada mochila de sueños rotos, traiciones a los ideales y vulgar pragmatismo pesetero. Las veces que cediste ante el becerro de oro, y las otras tantas que te escondieron el mapa del pirata, esos que, desde sus sillones perpetuos, funcionarios de designación a dedo u oposición amañada, te han robado la dignidad, demostrando que en este país solo medran los ladrones, y que Valle-Inclán se quedó corto cuando insultaba a esa casta de tecnócratas y burócratas que pululan por las magistraturas del Estado Moderno, como si el tablero donde se juega la vida fuera suyo.

Releo y reviso mi última novela, y la lectura de terceros, me impone o me suplica, modificaciones sobre hechos y personajes, cuyo retrato a lo largo de la historia, nos muestra ese cuadro escondido en la habitación oscura de cada uno, ese lienzo que, a través de un pacto con el maligno, refleja todas las fechorías que vamos haciendo durante la vida. A nadie le gusta ser el guapo Dorian Gray, ni el señor Hyde, ya no digamos aquellos que, tras pasar por la cirugía, son más monstruos de Frankenstein que el profesor que le da nombre…

“Tú sabrás…” Te sueltan los lectores cero, mientras valoran las repercusiones jurídicas de muchas tramas.

Es entonces cuando te das cuenta de que el problema no es tu narración, que se ha hecho respetando la intimidad de todas las personas que aún están vivas, y a las que has puesto en antecedentes de tu mención en el texto. No, el problema es la total ilegalidad de nuestro Estado de Derecho, que nace de tragarse el sapo de “Las Leyes Fundamentales del Reino”, emanadas directamente de las gónadas del Dictador gallego.

El franquismo nunca fue un Estado de Derecho, fue un Estado Moderno con un orden legal dictado por la divina providencia al enano bajito del Ferrol, por tanto, aquella máxima tan abusiva-mente utilizada, no tiene fundamento ninguno: “De la Ley a la Ley, desde la Ley…” No puede aplicarse a nuestro sistema, a menos que          seamos todos franquistas sociológicos, puesto que, en la Dictadura, el orden jurídico no emanaba del pueblo, era Don Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España por la gracia de Dios, quién emanaba, firmaba y ratificaba, cada Ley, Ordenamiento o Reglamento. Franco, era en sí, la fuente del derecho franquista…

Así, si a la muerte del Dictador, se pretendía iniciar un camino democrático, todos los funcionarios, cargos administrativos, policiales, judiciales e incluso educativos y militares, debieron cesar en sus puestos de forma inmediata, y solo a través de un re-acondicionamiento cívico y moral, se les debería haber permitido seguir formando parte de la vida civil, bajo la renuncia y denuncia de aquellos actos, que no se acomodaran al nuevo orden democrático, que a través de pueblo, soberano, se otorga sus propias leyes, convirtiendo un Estado Moderno Legal, en un verdadero Estado de Derecho.

Aquellos que se ocultan tras las leyes transitorias anteriores a la Constitución, son en el fondo parte del problema. Ese franquismo de cara tapada que nos sigue gobernando desde las sombras, y que asume que todo aquel que lo intente desenmascarar debe ser juzgado como terrorista por su nuevo Tribunal de Orden Público (hoy llamado Audiencia Nacional).

Ya es hora de que se cuente la verdad de aquellos años, y se den nombres y apellidos de aquellos huevos de serpiente que el franquismo incubó para que florecieran, llegado el “hecho natural” del Caudillo de España, controlando desde sus altos puestos en la administración del Estado, la violación y manipulación de la base misma de nuestra Carta Magna, haciendo imposible una democracia real, sino un pastiche mal llamado “Estado Social y Democrático de Derecho…”

Tan indigesto y nocivo como la carne mechada con listeriosis…

Mientras, todo es miedo y Ley Mordaza…

franco_y_el_rey_proclamado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: