LOS NUEVOS PLATONES…

cuadro-muerte-socrates-jacques-louis-david

EL PROSELITISMO DE LOS NUEVOS PLATONES.

Murió Sócrates sin dejarnos un solo renglón escrito…

Es duro de entender que el padre de la filosofía política y de la ética, la principal fuente de todos los temas importantes de la filosofía occidental en general; cuya contribución más importante al pensamiento occidental es su modo dialéctico de indagar, conocido como el método socrático o método de «elencos», aplicado para el examen de conceptos morales clave, tales como el bien y la justicia; haya llegado a nosotros por fuentes indirectas, es decir, por los escritos de los que se hacían llamar sus discípulos…

Sócrates no escribió ninguna obra porque creía que «cada uno debía desarrollar sus propias ideas». Conocemos en parte sus ideas desde los testimonios de sus seguidores: Platón, Jenofonte, Aristipo y Antístenes, sobre todo.

Tampoco fundó una escuela regular de filosofía. Todo lo que se sabe con certeza sobre sus enseñanzas se extrae de la obra de Platón, que atribuyó sus propias ideas a su maestro, y describió a Sócrates escondiéndose detrás de una irónica profesión de ignorancia, conocida como ironía socrática, con gran ingenio y agudeza mental.

El método socrático también se conoce como «ironía socrática». La ironía es la primera de las fórmulas utilizadas por Sócrates en su método dialéctico. Sócrates comienza siempre sus diálogos psicopedagógicos y propedéuticos desde la posición ficticia que encumbra al interlocutor (en este caso el alumno) como el sabio en la materia a tratar. Dado que Sócrates era considerado como el hombre más sabio de Atenas es fácil entender el porqué de la ironía. El siguiente paso del diálogo sería la mayéutica, esto es ayudar a sacar de dentro de la psique aquello que el interlocutor sabe, pero ignora saber. Para ello el método socrático sugiere realizar preguntas sencillas sobre el tema en el que el sujeto (alumno) ha sido nombrado como sabio. Después, las respuestas que el interlocutor daba a Sócrates eran rebatidas, en especial confutadas con la finalidad de que el alumno descubriera que su «saber» era un conjunto de pre-juicios y las fuera completando y precisando por sí mismo tomando consciencia, en todo lo posible, de lo real.

Debió ser duro para el joven Platón, que aquel que se llamaba su maestro, el hombre más listo del mundo heleno, se riera en su cara subiéndolo a un pedestal, para luego arrastrarlo por los suelos de la duda…

Tiene tanto de Jesús de Nazaret el filósofo Sócrates…

Todo lo que sabemos de él está escrito por sus seguidores, fue traicionado por uno de ellos, y pudiendo “alejar el cáliz” de cicuta y huir, prefirió someterse al injusto juicio del poder de los hombres, y morir defendiendo sus creencias…

¿Tortura o suicidio…?

Solo nos quedan los textos de terceros, tantas veces superados por la grandiosidad del maestro, que no sabemos si sus relatos guardan la esencia de las ideas del finado…

Lo que sí conocemos es la manera de actuar de los discípulos de estos grandes hombres, su tendencia al proselitismo, la muerte de la duda y la dictadura de los sabios…

Así ocurre, que mediocres “platones” incapaces de un pensamiento original, traicionen sus ideas antes de que cante el gallo de Gorgias, y carentes de la ironía del maestro transformen su método dialéctico en un sacrificio de sangre a Esculapio, el dios menor de la medicina…

Eso sí, esos nuevos “platones” son la raza escogida para dirigir occidente, aunque nadie los haya votado (ni los votará nunca, ellos están muy por encima de la democracia de ciudadanos y esclavos); los que deciden que dirigentes son buenos o malos para los pueblos, generan el doctrinario de éstos y el proselitismo a su causa es tan abrumador que convierten la duda en vil garrote de los “ignorantes”.

Pobres tiranos de conceptos, gobernadores de ínsulas baratarias y adoradores de pollos sin cabeza, dispuestos hasta el final de los tiempos a imponer la dictadura de los filósofos…

Dios, apártame del listo que no duda, del que de la duda hace una virtud y sobre todo de los cobardes que te rodean y no son capaces de impedir que te suicides por una ley injusta…

J Y S

hojalatero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: