EL PESCADOR DESCALZO

flota-pesca--647x231

EL PESCADOR DESCALZO.

Se iba el sol como se va la vida. La luz menguante que entraba por el parabrisas te indicó que el día terminaba, y el camino a casa se te hizo insoportable. Terminaba el día de lucha en un trabajo que hace tiempo que no soportabas, y te tenías que preparar para el ataque en corto de  una vida familiar vacía. Pasabas de luchar en las trincheras de tu despacho, parapetado tras tu mesa, a la lucha cuerpo a cuerpo con los “tuyos”. No hay descanso para el guerrero, simplemente cambias de campo de batalla. ¿Esperabas esto de la vida?.
Maldita sea, no querías llegar a casa, hoy ya ibas herido y no tenías ni el valor ni el vigor para seguir luchando. Cogiste el desvío hasta la playa, pasearías un rato frente al mar. El yodo marino a veces cura las heridas. Bajaste del coche y te encaminaste hasta la orilla, solo estabas tú, las barcas tumbadas fuera del agua, y dos pescadores remendando. En frente la inmensidad verdosa del mar Mediterráneo y un cielo enrojecido. ¿Por qué es tan complicada la vida? Te preguntaste, ¿donde me equivoqué?, ¿Cuando se jodió el Perú?, decía Vargas LLosa. Estabas cansado, herido y perdido, y venías a preguntarle al mar, menudo oráculo.
De pronto, uno de los pescadores se levantó, se situó en el sentido del ocaso, y alzando la mano replicó: “Adiós Lorenzo, hasta mañana”. Era un hombre mayor, curtido por el trabajo y el salitre, iba descalzo, y se despedía del sol, como el que se despide de un amigo, sin miedos y sin angustias.
Se me saltaron las lagrimas de envidia, es una lástima tener que recorrer el mundo entero, luchar en mil batallas, perder litros de sangre en frentes lejanos, para darte cuenta de que la verdad la tienes en tu casa.
Creemos que llevar zapatos es un avance, y no somos conscientes de que nacemos descalzo.

Dedicado a un pescador que un 26 de febrero nos dejó, para seguir a Lorenzo.
No te preocupes compañero, yo me despediré de él todos los días.
Gracias.

Anuncios

EL PRIMER PASO

267UNA NUEVA AVENTURA.

Un nuevo sitio para los que nos gusta escribir. Microrrelatos, pequeños bombones de literatura. Minihistorias de nuestras vidas y homenaje a aquellos grandes escritores que nos dejaron migajas, piedrecitas que nos indican el camino.

“Esta historia tiene treinta y siete moralejas; pero una de ellas es que quien verdaderamente ha dado la vuelta al mundo entero es quien está deseoso de llegar a casa; que el fin de la sabiduría es el principio de la vida; y que incluso Dios se agachó para cruzar una puerta estrecha, en la hora en que la Palabra se hizo carne.”

G.K.Chesterton.
Fábulas y cuentos.
“El fin de la sabiduría”