IBEX 35

EL DETERMINISMO, LA CRISIS Y LAS LENTES DE SPINOZA.

Desde hace unos meses, sobre todo desde que se supieron los resultados de las últimas elecciones generales, se viene escuchando un ruido de fondo repetitivo, sincopado y debidamente orquestado: “Ya llega la crisis, otra vez…”

Es la canción de los enanitos del IBEX 35 que, ante el miedo a un gobierno de izquierdas, han empezado a repetir el mantra de la futura recesión como si fuera algo empíricamente demostrado. Lo que a los escépticos nos deja a cuadros, puesto que estos señores no han sido capaces en toda su historia de prever nada, de hecho, la anterior crisis les pilló subidos en la cresta de la ola, y claro, la hostia fue morrocotuda, tan grande, que la tuvimos que pagar entre todos, en una derrama pública que nunca nos van a devolver.

Cínico determinismo el suyo, cuya doctrina une la acción del gobierno de un país por un grupo determinado, a una consecuencia económica desastrosa. Utilizan unas falsas premisas determinista económicas (copiadas del más rancio marxismo fosilizado) para llegar al resultado sintético que a ellos les conviene.

Como los augurios de César ante el Senado romano, que siempre llevaba preparados, unos malos y otros buenos, según le hicieran falta para convencer a los flojos legisladores. Puro sofismo retórico, nada nuevo bajo el sol…

Lo que no dicen estos augures deterministas, ciegos como los viejos oráculos, es que la “idea fuerza” de la futura “crisis”, está parida por el gobierno neoliberal de Angela Merkel, que a todo el mundo le recomienda recortar gastos, mientras ella, para parar su declive, ha subido los salarios, las prestaciones sociales y adelantando la fecha de jubilación: “Haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga…”

La derecha española y sus medios de información bien pagados, andan pintando el cielo de rojo y anunciando lluvia de sangre. Son los mismos de siempre: Primero te destrozan el reloj y luego te dicen que ellos son los mejores relojeros… ¡Pues no lo jodas, cabrón!

Es como si el Administrador de LA MECHÁ (cuyas irregularidades han provocado una ristra de muertos y enfermos) nos quisiera dar un curso de manipulación de alimentos, eso sí, a ochocientos euros por barba. Que tiene que recomponerse económicamente de las maldades de los ineficientes controles locales, autonómicos y estatales.

Son filósofos deterministas de chichinabo que, a través de una pléyade de economistas subordinados y periodistas de charca gorrina, ya no saben lo que inventar para seguir con sus prebendas, mamandurrias y chiringuitos subvencionados… ¿Qué sería de ACS sin la pasta de todos los españoles…?

Lo peor de todo, es que estos tragaldabas del erario público, encima se definen como “grandes empresarios” hechos así mismos. Eso sí, con menos preparación académica que los “masters” de Casado y Cifuentes juntos. Bandoleros “honoris causa” por la Universidad de Harvard de Torrelodones, y deterministas del sobre cerrado y la plica amañada.

Recuerdo al gran filósofo determinista Spinoza, que mantenía sus siempre discutidas tesis, con la independencia económica que le daba ser pulidor de lentes (trabajo artesanal del que se mantenía), expulsado y condenado, por los grandes judíos holandeses, que mientras rogaban a Dios, prestaban con usura y especulaban con diamantes. Una vez le ofrecieron una cátedra de filosofía en la Universidad de Heidelberg, pero Spinoza no la aceptó, pues aunque se le garantizaba «libertad de filosofar», se le exigía «no perturbar la religión públicamente establecida».

Me imagino que estos monos aulladores que conforman la tecnocracia de nuestro sistema, no tienen ni idea de quién fue Spinoza, o lo confunden con el padre del barbudo demagogo parlamentario de VOX, Espinosa de los Monteros…

Yo supero de largo el medio siglo, he vivido parte del siglo XX y del XXI, y siempre he escuchado de estos mangantes las mima cantinela: apriétate el cinturón tú, que luego llega la crisis, y tienes que salvarnos… Por eso el programa más visto en España (debidamente manipulado) se llama SÁLVAME…

merkel tiembla

B SPINOZA

Anuncios